Connect with us
Fería San Juan

Querétaro

La sierra ideal en vacaciones

Publicado

en

Por Gilberto Ledesma

Llegan las vacaciones, y la sierra y el semidesierto se abren al mundo y dan a conocer sus bellezas, para disfrutarlas en esos días de asueto y descanso, y conocer los mil lugares que ofrece al visitante esta región del estado de Querétaro, y programar un buen recorrido que se pudiera iniciar en la misma capital del estado, para continuar con una visita al Parque zoológico “Wamerú”, y de ahí hasta la Sierra Gorda, y conocer las Misiones de Fray Junípero Serra.
Claro sin dejar de visitar los pueblos mágicos de Cadereyta y Bernal, el primero ciudad señorial y el segundo viejo emporio minero que ostenta uno de los monolitos más famosos del mundo; y allá al final, la hermosa población de Jalpan de Serra, también recientemente nombrado Pueblo Mágico.
Antes puede recorrerse en Tequisquiapan y Ezequiel Montes la Ruta el Queso y el Vino que tanto prestigio han dado a Querétaro y que han sido rescatada para el esparcimiento sano y vivificador.
Visitar después el pueblo de Pinal de Amoles, será en verdad un agasajo, porque hay que caminar por su empinadas calles, y disfrutar de sus casitas tradicionales de dos aguas en la boscosa cima de “Puerta del Cielo”.
Tal vez, un poco antes, hay que tratar de llegar a San Joaquín, en donde se celebra el más importante concurso de Huapango del país. Caminar por sus angostas y empinadas calles, será otra gran experiencia que bien vale la pena intentar.
Antes de Pinal de Amoles, hay que hacer una desviación, y llegar a la cascada del Chuveje y su poza, para disfrutar de una buena remojada, y quedar listo para llegar a Pinal, y de ahí a Ahuacatlán de Guadalupe, hermosa población serrana al lado del río.
Ya en Jalpan, hay que empezar a programar la visita a las cinco misiones, la de la misma ciudad, y luego irse a a conocer la de Concá, ya en Arroyo Seco, en donde se guardan el “árbol milenario” y la hermosa Hacienda de San Nicolás invita a descansar; y al otro día ir a Landa de Matamoros pasando antes por el encuentro de los dos ríos de Ayutla y Concá en medio de un paraje paradisiaco.
Después, bien vale la pena trasladarse hasta Tancoyol y Tilaco, últimas misiones juniperianas de Landa de Matamoros; pasar a conocer las recién abiertas ruinas de Tancama, y si se quiere buen café ir a Neblinas o Aguazarca donde la naturaleza se prodiga en vastas y añosas arboledas.
Quizá en el camino de regreso no es mala idea detenerse en Peña Blanca a almorzar o en El Rocío en Vizarrón, donde se ostenta el mármol virgen de la mejor calidad.
Todo eso y mucho más hay en el camino a la Sierra queretana…

Siguenos en Google News

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contig