Connect with us

Querétaro

Invierten las familias hasta $3500 en viandas para cena de Fin de Año

POR TINA HERNÁNDEZ No ti ciasQ uerétaro es un estado que en la última década se ha convertido en el hogar de personas de diferentes latitudes de México y el mundo, y aunque las tradiciones difieren de un lugar a otro, la cena de fin de año es un elemento de coincidencia entre las familias, quienes por degustar platillos de la temporada llegan a invertir para la cena noche del 31 de diciembre hasta 3 mil 500 pesos.

En gustos se rompen géneros, pero si el objetivo de una familia es economizar al momento de elegir los productos para los platillos que integrarán la cena el último día de 2016, el costo global ronda entre los mil 300 y mil 500 pesos, lo que depende de la cantidad, calidad, el centro de venta, y la marca.

Aunque si el objetivo es una cena sin la necesidad de buscar el ahorro, se llega a invertir hasta 3 mil 500 pesos.

El platillo más caro que integra la cena de Fin de año es también el plato principal, que en este caso la tradición indica pavo, que va de los 400 a los 800 pesos por pieza y/o pierna, que va desde los 400 pesos a 600 pesos, cuatro kilogramos.

En algunas familias, el bacalao, también es considerado como uno de los platillos más importantes, aunque no es un opción si de economizar se trata -y ya se cuenta con pavo o pierna- pues su costo puede alcanzar los 150 pesos por kilo.

Los tamales son un platillo mexicano ideal para cualquier reunión, que representa un elemento importante en los festejos de diciembre, platillo que puede alcanzar un costo de 120 pesos por 10 piezas (12 pesos cada una).

La guarnición y el pan con que se acompañe la cena, puede rondar entre los 100 y 200 pesos.

Entre los platillos típicos de las cenas del 31 de diciembre la pasta es un elemento que no puede faltar, para degustar se requiere de entre 100 pesos como mínimo y 250 pesos en adelante, lo que obedece a los ingredientes, su calidad y la proteína con la que se acompañe, que puede ser desde jamón de puerco hasta chamarones e incluso algún vegetal.

En una cena en la que se privilegie los bajos costos se puede incluir ponche navideño con un valor de 150 pesos que incluya guayabas, manzanas, tejocotes, tamarindo o jamaica, azúcar, caña y pasas, que se adquieran en un mercado público; en cambio en una cena en la que se cuenta con mayor presupuesto la inversión en el ponche puede elevarse hasta 300 pesos si a la bebida se le agrega jamaica y tamarindo, ciruelas pasas, piloncillo y los ingredientes se adquieren en un centro comercial.

Entre las costumbres que integran la tradición de fin de año se encuentra el brindis, acción en la que puede invertirse 70 pesos en una sidra de manzana o a partir de 200 pesos en vino tinto, espumoso o rosado.

En cuanto a tradiciones, la convivencia familiar puede acompañarse del juego de la piñata, artículo que se adquiere desde 100 pesos hasta 400 pesos, diferencia que resulta de los materiales con los que está elaborada, el lugar de procedencia, el tamaño, la complejidad del diseño y el lugar de adquisición.

Sin contar el relleno, que se puede elevar de 150 pesos (dulces y fruta) o 350 pesos (dulces de marca).

El postre, como en toda cena es un elemento que no debe faltar; en las cenas de fin de año, lo típico es ensalada de manzana o betabel cuyo costo puede alcanzar los 150 pesos, aunque las familias también optan por flan o pastel, postres que se encuentra hasta en 200 pesos.

Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.