Editorial (Venezuela)

Compartir nota

Venezuela vive una grave crisis económica y política en la que no se advierte solución, es más los horizontes de sensatez y racionalidad parecen alejarse tras las olas de protestas no escuchadas ocurridas a partir del primero de abril, y la conclusión de una elección de una Asamblea Constituyente que parece sólo una burda estrategia para consolidar autoritarismo y populismo del heredero de Hugo Chávez.

La situación, ciertamente compleja, podrá afectar a los gobiernos de la región, como de hecho ya está ocurriendo con el éxodo a la fronteriza Cúcuta, Colombia.

Lo ocurrido en Venezuela ha sido por un lado la disposición a la radicalización de ambas partes; y por otro la situación económico que los dirigente son han sido capaces de encausar y que tiene su origen en la dependencia casi total del petróleo.

Desde principios de los años 90 el “socialismo bolivariano” intervino de manera creciente en la economía, expropiando bienes, ocupando tierras y controlando precios y tipo de cambio.

No debe soslayarse ciertamente que la caída de los precios del petróleo jugó un rol principal.

Con políticas subvensionistas y la baja del petróleo las importaciones cayeron y las reservas monetarias también hasta llegar a una intolerable inflación y a un crecimiento negativo.

Lo peor, el área política en la que las divisiones surgen por doquier incluida la oposición lo que frena posibilidades al diálogo honesto y cabal.

Ante ello, Nicolás Maduro acudió a la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente que está fuera de la ley, que afrenta a la democracia y que insinúa más represión, autoritarismo y populismo.

Estados de la región desconocieron anoche mismo los resultados en medio de signos de mayor represión.

y la represión se intensificó.

Para colmo, habrá que anotar lo siguiente con cautela, el el Wall Street Journal, afirma que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, estaría siendo investigado por vínculos con el tráfico de drogas.

Cuánto tiempo pasará para que la bomba de tiempo explote, se ignora, peo lamentablemente es previsible que ocurra pronto.

Por lo demás, bien vale analizar y sopesar el fenómeno Venezuela y aprender un poco en cabeza ajena.

Comentarios

comments

Compartir nota