Banner

¿Es un problema?

Compartir nota

POR MA JULIA BRAÑA FERNÁNDEZ.

La semana pasada hablamos de cuando se presenta una conducta inadecuada en los niños, si esto es solo un evento pasajero o si es algo que realmente que se está convirtiendo en un problema, al ya haber identificado que es un problema, esto lo mides en base a las repeticiones del evento y al ver que crece en intensidad y frecuencia, entonces es cuando ya hay que ponerle remedio, no lo ignores, no justifiques, no te sientas mal, haz lo que tienes que hacer y resiste el impulso de seguir justificando a tu pequeño hijo o de acceder a sus caprichos para salir del momento de crisis y dejar para otro momento u otro tiempo la “educación”, no lo hagas, lo lamentarás y el daño que le estás haciendo a tu pequeño tal vez sea irreparable, si como lo oyes…..

no estoy exagerando. Vamos a poner el ejemplo del niño que llora para obtener lo que quiere y que si no lo obtiene de forma inmediata, incluso aunque sepa que está mal, entonces empieza a llorar a hablar de mala forma y hasta berrear, patalear, hay algunos que insultan o maldicen, otros que golpean, etc.

Es importa que en un momento en el que tu hijo este calmado y no haya ningún problema, con pocas palabras y en un lenguaje que el niño entienda, le digas que las cosas van a cambiar, que ya es un niño grande y que no se permite y/o no te gusta que pida las cosas llorando o berreando y cuando mamá o papá dicen no, entonces será No, no importa lo que haga, claro que el niño dirá que sí, recuerda que los niños no tienen palabra de honor, en el momento que se presente la primera oportunidad, él o ella volverán a actuar como siempre, uno porque ya están acostumbrados es una reacción y otra porque ha si ha obtenido lo que quiere y necesita desde que nació.

Entonces es bien fácil, cuando empiece a llorar no importa donde estés, ni lo apurado que te encuentres, piensa en ese momento que no hay nada más importante que tu hijo, su bienestar y su felicidad y que depende de este instante en el que tú puedes hacerlo y hacerlo bien.

Algo muy importante, NO TE ENOJES, ni te desesperes, suspende lo que sea y le dices, ya sabes que NO por esta razón….

Ahora me gustaría que caminaras tranquilo o tranquila a casa, pero si prefieres puedes ir llorando todo el camino, sé que puedes hacerlo bien y confío en ti.

El niño llorará hasta ver que no hay remedio, entonces por arte de magia cambiará tratando de tener tu atención y tu aprobación de nuevo.

Anticípate, tú ya sabes cuándo te va a hacer berrinche, entonces propícialo cuando sea mejor para ti.

Se firme, se coherente, a la misma acción siempre la misma reacción, si es si, si siempre, no es no siempre.

Después que paso el evento solo menciona lo bueno, lo bien que lo hizo, lo valiente, fuerte o inteligente que fue para cambiar su comportamiento y lo orgulloso que te sientes de él o ella y entonces verás cómo las cosas cambian para bien, tu relación con tu pequeño hijo será mejor y él o ella aprenderán a relacionarse mejor con todas las personas.

Recuerda decir siempre….

Que va a pasar y que se espera de él o ella.

Empieza probando con cosas más simples y verás cómo los berrinches desaparecen y dejan de ser un “hábito” que le estorbara siempre en su vida.

Tu puedes ser un PADRE MAS PADRE, toma el control, por más ocupado que estés, ¿Qué tienes más importante que hacer en la vida que ser el padre de este niño? Comentarios, escríbenos a fantasy.

qro@gmail.

com o en Centro Preescolar Fantasy Bis

Comentarios

comments

Compartir nota