Connect with us
Apoyo a créditos

Querétaro

“Lluvia tras lluvia” hay afectaciones en Santa María Magdalena

DIEGO ARMANDO RIVERA Noticias El agua ya les llegaba a las rodillas, “pero en la madrugada estaba peor”, dicen los habitantes de Santa María Magdalena, quienes lluvia tras lluvia se ven afectados en lo mucho o poco que materialmente tienen, “no pasaba así desde el 2003, en el 14 creo también nos fue mal”, dijo Manuel Luna, habitante de la comunidad.

Un caballo, un tractor, su casa, tienen la marca de donde llegaba el agua, dos días seguidos sucedió lo mismo, “el perro corrió para adentro”, dijo al referirse a su mascota que poco antes de medio día ya tomaba el sol en el lodo que dejó el agua drenada en el patio de su casa.

Los pisos mojados, en el mejor de los casos ya “coleados” con cloro; pero no más, las marcas ahí quedaban, en las paredes, en los muebles y en la memoria de aquellos que perdieron la gran mayoría de sus cosas, el agua había arrasado hasta con las macetas. Raúl López Pérez relató que fue a partir de las 11 de la noche cuando empezó a llegar el agua, agudizándose minuto a minuto, “a las 2 de la mañana ya estábamos todos inundados”, recordó.

“En la sala de la casa subió más o menos hasta la rodilla, qué será un medio metro, pero en la calle llegaba prácticamente a la cintura, estuvimos esperando el apoyo de las dependencias desde las 2 de la mañana que estuvimos llamando, y no hubo la atención debido a que a lo mejor había puntos más críticos”, se lamentó.

A las 7 de la mañana, fue cuando a empezó a llenarse la calle de personal de gobierno municipal, que se pusieron a desalojar el agua con pipas; a las 12 del día aún no se terminaba con esta labor, “es muy lento, todavía hay muchísima agua en las calles y en las salas de las casas”.

Muy lento, fue la constante en la calle Hidalgo, donde entre las casas 40 y 45 se volvía más crítico el asunto, pues ahí se hacen 4 esquinas por donde baja el agua de estos cuatro puntos. Sus pérdidas aún no las podía contabilizar, la planta baja deshecha, sus muebles mojados.

El escen rio crítico.

“Se ha estado llamando a las autoridades, pero debido a los problemas en Querétaro no ha habido respuesta, ya hay gente, pero mínima”, insistía.

La diferencia fue grande entre el 26 y 27 de septiembre, el primero el agua entró más tarde y fue menos el tiempo en que se retiró, pues todos los esfuerzos estaban enfocados en la zona; el 27 fue otra historia, con el agua hasta las rodillas desde las 2 de la mañana.

La familia de César de Jesús González también sufrió en esta contingencia.

Recargado en el marco de la puerta blanca, de una fachada amarillo claro en la parte superior y amarilla canario en la parte inferior, ubicada en División del Norte, cuenta como le fue con la lluvia.

Google News Síguenos en dando clic a la estrella


Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.