Connect with us

Sucesos

Hoy sube la Santa Cruz de la Peña de Bernal

  • Permanecerá en la cima, hasta las fiestas en su honor en mayo entrante

ENRIQUE ZAMUDIO N O T I C I A S Los Escaloneros cierran hoy el año de ascensos y descensos de la Santa Cruz de la Peña de Bernal y a partir del mediodía, tras los rituales y la comida ascenderán al monolito para depositar el madero sagrado.

El domingo pasado (22 de octubre) fue el descenso y como lo hemos dado a conocer en estas páginas, en grupo de Escaloneros, encabezados por Armando Martínez, parte de la Capilla de la Santa Cruz, para pasar por el centro ante la mirada de turistas y oriundos y ascender hasta la cumbre.

No es cosa sencilla, de la Capilla al pie de la Peña son unos dos kilómetros y de ahí el ascenso pasando por el Mal Paso, el Mirador y llegando a la Capillita, que en otros tiempos, según las crónicas de Frías, estuvo el barón Alexander von Humboldt y el valiente Tomás Mejía (sic), quienes abrían dejado sus firmas, borradas con las capas de pintura de su remozamiento.

De ahí se avanza al Calvarito y serpenteando se vence la altura para llegar a la zona de grapas, para pasar por la Cruz labrada en una roca y la Piedra Falsa, antes de alcanzar la cima y postrarse ante la Santa Cruz de la Peña de Bernal.

Pero ¿qué pasa en este espacio?: son dos momentos distintos, en el descenso conforme avanza el madero sagrado se hace un ceremonial en El Calvarito, donde lo esperan dos crucitas, en la fecha de referencia, portadas por Lolis y Estela y la bandera de la Santa Cruz de la Peña de Bernal, portada por un Escalonero.

Metros adelante se encuentra la Capillita donde se va vistiendo, se coloca el rostro de Jesús, la milagrera, la estola.

Para efecto, los sahumadores, entre ellos Andrea y Pedro limpian la Capilla, la perfuman y los humos del copal ascienden libres al cielo.

De ahí continúa el arduo descenso hasta el pie de la Peña, donde la Santa Cruz y las crucitas, son recibidas con otro ceremonial y el agradecimiento a los cuatro rumbos por los Sahumadores y se da paso a Sahumadoras que por su edad, ya no pueden ascender.

Los fieles vuelven a pasar y besar las cruces antes de continuar el recorrido hasta la capilla de El Descanso, donde la Santa Cruz de la Peña de Bernal es instalada en las andas y sobre tres escalones.

Aquí, se colocan los arcos con flores de papel aluminio y al terminar el arreglo, parte la procesión, precedida por las danzas de Chichimecas y Apaches y Soldados, hasta la capilla de la Santa Cruz, donde permanecerá hasta el siguiente ascenso.

ÚLTIMO ASCENSO DEL AÑO Hoy es el último ascenso del año, la Santa Cruz de la Peña de Bernal permanecerá en su lugar hasta las fiestas en su honor en mayo del año entrante y de acuerdo al trabajo desarrollado por esta Casa Editorial, se cumplirá con la añeja tradición: AMARRADO DE LA ROSA O DE LAS FLORES Desde temprana hora se van dando cita los Escaloneros en el Atrio de la capilla, donde con vara prieta, cucharilla, flores frescas, hinojo e hilo, manufacturan 18 hermosos bastones, mismos que son colocados en dos charolas de madera negra policromadas, junto con algunos cohetones y envueltos con un paliacate.

Sahumadores y Escaloneros celebran un ritual en la capilla, construida en 1910, según placa en la fechada y datos del INAH en su compendio de monumentos.

Con los atajos de bastones y cohetones sostenidos, se agradece y pide permiso a los cuatro rumbos.

Todos de rodillas sin levantarse para nada.

El ofrecimiento se hace en tres tiempos formando una cruz en casa caso: arriba, en medio, abajo y se repite en casa punto cardinal.

Una voz, regularmente la del guardián Enrique Reséndiz, lee las letanías, las oraciones.

El olor y los humos del copal invaden todo.

LAS ANIMITAS Una comisión parte al panteón con ocho bastones, para colocar seis en las puertas y la cruz de la entrada, todas en “X” como la cruz de San Andrés, como el Ce Acatl Tapiltzin, que envuelve la gnosis en: ciencia, filosofía, arte y religión.

Luego, caminan a un torreón con un nicho que se encuentra en la esquina de la barda perimetral del camposanto y ahí se depositan otras dos.

Se encienden cohetones para anunciar que se cumplió con la tarea.

LA MESA En el mismo lugar donde se elaboraron los bastones, se coloca la mesa en el suelo: una larga tira de ixtle y encima un mantel blanco bordado con flores.

Luego las mujeres de a Mayordomía, van arronando tortillas de colores y después comienza el reporto de los alimentos, a todos quienes están cómodamente sentados en una paralela de vigas sostenidas por tabicones.

Bendecidos y disfrutada la comida, el grupo de Escaloneros, toma la Santa Cruz de la Peña de Bernal.

Los Mascarados repican las campanas y encienden los cohetones, para dar paso a la procesión, por la orilla del pueblo.

La Cruz va en andas y las danzas y Concheros adelantan el camino con rumbo al descanso, seguidos por las dos crucitas, adelantados por el abanderado generando una atmósfera de misticismo que más adelante alcanza su máximo esplendor.

EL DESCANSO Crece la expectativa para quienes no conocen, trabajo cotidiano para quienes lo realizan, con solemnidad absoluta, la Santa Cruz de la Peña de Bernal es desmontada de las andas, se retiran los arcos adornados, la milagrera y aparece nuevamente entre danzas y música, entre percusiones y cantos y rezos para seguir su camino hasta el pie de la peña, donde es despedida por un nutrido grupo de fieles que no ascenderán.

Se repiten los rituales a los cuatro rumbos e inicia el ascenso por una vereda de rocas sorteando visitantes hasta alcanzar el Mal Paso y seguir con gran esfuerzo de quien la carga.

LA CAPILLITA En La Capillita, lugar donde se descansa y luego de ora y pide permiso para el ascenso, en el interior, se Sahúma y despoja de las prendas para dejar solamente el madero de mora, pintado con verde bandera que será ascendido.

Quienes así lo quieren o consideran son sahumados, se comparte alguna fruta, limones y se dispone al ascenso.

EL CALVARITO Metros más adelante se encuentra El Calvarito, donde se colocan dos bastones más, se agradece y se repite el saludo a los cuatro vientos, a los cuatro rumbos, para de ahí iniciar lo más complicado del ascenso.

Aquí se quedan las crucitas que la acompañan y serpenteando por lo complicado del camino un Escalonero lleva la Santa Cruz.

Hasta un punto en que mediante cuerdas se auxilian para el ascenso llegando a un pequeño espacio donde toman un respiro.

ZONA DE GRAPAS En lo más escabroso, donde los riscos es la única forma de sostenerse con auxilio de unas 23 grapas, la Cruz es sostenida y espera el ascenso de los Escaloneros que forman una cadena humana, detenidos sólo por los talones y una vez que están completos, inicia el ascenso del Sagrado Madero, mano a mano, sosteniéndolo para elevarlo hasta que lo recibe el siguiente, dando paso al grado mayor de misticismo al pasar la Santa Cruz de la Peña de Bernal sobre ellos.

Momento en que se da una comunión entre Escalonero y su fe, en que sin importar el peso y sólo detenidos por su creencia la ven pasar para entregarla a otro y otro hasta alcanzar la cumbre.

LA CIMA Por fin, al hacer cumbre, unos encienden los cohetones que revientan en el espacio en tandas, mientras otros arreglan la Cruz, la fijan, colocan dos bastones más, también en “X”, como jaras.

Si subieron los Concheros danzan a los cuatro rumbos, cantan, se ora y otra pequeña comisión va hasta el lugar donde fue colocada la primera cruz, por tres franciscanos, a quienes se les adjudica esta tradición.

Después de las oraciones y el descanso, uno a uno pasa a las cruces: la permanente de metal que siempre se encuentra en la cima y la Santa Cruz de la Peña de Bernal, que hoy permanecerá apacible, después de los ascensos y descenso del año y hasta las fiestas de mayo, cuando descenderá de nuevo.

EL DESCENSO No menos complicado es el descenso, tampoco menos riesgoso, para algunos, los inexpertos, más complicado.

Llegando al Calvarito, se encuentran las crucitas y los rituales se van repitiendo: la Capilla, el descanso, la Capilla de la santa cruz, donde las mujeres de la Mayordomía, ya tienen preparada la comida para los agotados Escaloneros y visitantes, que desde este recinto sagrado, ven a lo alto a la Santa Cruz de la Peña de Bernal, que los protege.

Hoy, es la última subida del año.

Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.