logo_2
Connect with us

Querétaro

… Bronco ¿el cantante?… no el político… ¡ah¡

Publicado

en

POR RUBÉN PACHECO N O T I C I A S Vestido con botas, pantalón vaquero, camisa y chaleco; así llegó Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”, al Mercado de La Cruz.

El rumor de su presencia recorrió los pasillos, algunos lo tomaron con calma, otros preguntaban apresurados que dónde estaba, pues pensaban que se trataba del mítico cantante José Guadalupe Esparza, también conocido como “El Bronco”.

“Yo lo he visto en la tele y me dio mucho gusto conocerlo… siempre me gustan sus canciones”, fue así como una mujer lo saludó para posteriormente carcajearse del político.

Aunque a él no le gustó mucho y prefirió avanzar para dejar atrás el mal rato.

El rumor de su presencia en el icónico mercado generó polémica, más allá de la confusión sobre si se trataba del cantante, también oriundo del norte del país.

Al corroborar que se trataba del candidato independiente los locatarios y clientes prefirieron despejar sus dudas sobre “mochar las manos a delincuentes” y decidieron preguntarle.

Tras su llegada fue recibido por los representantes del mercado, guiados hacia cada uno de los puestos, más de uno preguntó los términos para mocharle la mano a los delincuentes, otros sin preguntar nada le gritaron: “¡es una propuesta retrógrada!” “¡Yo siento que es un retroceso para la humanidad! Se me hace gracioso decir eso, no se me hace serio, se me hace un discurso retórico”, reclamó una mujer indignada.

El Bronco, con su tono norteño respondió: “¡míreme a los ojos y se lo explico!” Pero la mujer indignada pareció no quedar convencida con tal explicación.

Unos pasos más adelante, ahí un señor de avanzada edad lo saludo y sólo le dijo, “vamos a votar por ya saben quién” y se fue sin más.

Mientras El Bronco sólo trago un poco de saliva, asintió y continuó su peregrinar.

Media hora después llegó a la sección de carnes frescas, ahí un carnicero partía pedazos de chuleta con un gran cuchillo con hoja de acero inoxidable, que trajo a la mente de los presentes la propuesta de mochar las manos a delincuentes.

Quizá por el horror de pensar que ese trozo de chuleta de res pudiera rememorarle la mano cortada de un delincuente, ahí el candidato prefirió no hablar de la propuesta de mochar manos; mejor decidió hablar de bajar el IVA para los comerciantes.

Minutos después el candidato avanzó junto con su comitiva, mientras despachaba carne a un señor de avanzada edad, el carnicero lo previene: “por ahí no vas a poder pasar”, éste responde: “ahorita verás que sí”.

Mientras el Regio avanzaba entre locales de distintos giros, la gente se indignaba por no poder avanzar entre los angostos pasillos.

De pronto un joven que apenas aparenta los 25 años le grita a los locatarios: “no le den la mano, eso se pega”.

A mitad del recorrido atravesó por un puesto de barbacoa, se acerca a dos mujeres que comían gustosas, intenta saludarlas, ambas se resisten, pero él insiste; va más lejos, les pide el voto.

Una responde: “yo por qué tengo que votar por usted, yo sé perfectamente por quién votar”.

Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.