EL PUEBLO DE LOS CRISTOS ROTOS: SAN NIGUAS

Compartir nota

POR DIEGO AGUILAR JODIEAGUI@YAHOO.COM.MX Noticias “La historia lo involucra todo, hay una correlación entre historia, hechos y el universo.

Por eso pasan las cosas, por eso hay que saber leerlas para prevenir” Afirma Luis Montes de Oca en su reciente libro “San Niguas, el pueblo de los cristos rotos”.

Luis es un periodista muy completo (es reportero y fotoperiodista), con una larga trayectoria en el periodismo (50 años), prácticamente ha cubierto, visto e informado de todo, viajero incansable, ha recorrido el país de sur a norte y de este a oeste, experiencias que sin duda lo ayudaron a escribir este libro.

Cercano al realismo mágico por la combinación entre realidad y fantasía que nos presenta el autor, pero su narrativa está más relacionada con Juan Rulfo.

San Niguas es una novela de búsqueda, de viaje, de recuerdos, de lucha y de resistencia, el protagonista quiere vislumbrar el futuro por medio del pasado, buscando personas y lugares que lo marcaron, especialmente el pueblo de San Niguas.

El personaje emprende un viaje incierto en busca de un pueblo del que no hay información de su existencia, que puede estar en ninguna parte o en cualquier lugar del país.

“La vida marca los caminos y uno los elige y no siempre el que se elige es el peor: San Niguas, decía la tía Gela, es un pueblo que tiene todo y tiene nada… o nada y todo.

Esas eran sus referencias, además del ojo de agua cristalina, los bosques para poder llegar, los días a caballo, las trampas de la noche y sus apariciones, pero una ubicación…no.

Llegué a pensar que era un pueblo de ficción, resultado de la demencia senil de Gela.

Sin embargo una fuerza interior me movía a buscarlo y fue así el inicio de un peregrinar en busca del pueblo de los cristos rotos” Luis Montes de Oca.

Al mismo tiempo de su búsqueda de San Niguas (siempre bajo la guía de la estrella Nima), rememora y descubre personajes significativos como La tía Gela, que se le fue la vida esperando a su amor, a quien le toco ver el rostro de la muerte en cadáveres al ser testigo de la Decena Trágica.

Chu Rasgado, músico que compuso sinfonías en Oaxaca y que ayudaba a la comunidad o “Álvaro Santiago, un artista, un pintor, un activista revolucionario, pero sobre todo un hombre felizmente loco y audaz”, o al queretano Mario Arturo, al justiciero Carlos Bielma, al pintor Jesús Urbieta que repentinamente conoció la fama o el mayor Polo Degyves que de ver las injusticias se convirtió en un luchador social que dice del ejercito: “No le tienen miedo al imperialismo, pero si a un puñado de campesinos que reclama por hambre”.

Luchadores sociales, artistas, locos, que enfrentaron fraudes, despojos, represiones, injusticias, los personajes que habitan la novela de Luis Montes de Oca, son reflejo de acontecimientos históricos de México en el siglo XX, como la decena trágica, las luchas sociales, pero desafortunadamente son reflejo, también de nuestro presente social.

El protagonista relata por medio de un monólogo interior, que piensa, recuerda, busca y nos transmite sus emociones, para cuestionar, por medio de la literatura nos presenta una combinación entre realidad y fantasía, con la provincia mexicana como escenario principal (Álamos, Navojoa, Hermosillo, Juchitán, Tehuantepec, Tlacotepec, entre otros) un viaje constante a los recuerdos, a la realidad, a la fantasía de nuestro México Profundo, descubre que la vida y la muerte es como desgranar la mazorca, para dar paso a la semilla, para una nueva cosecha.

En San Niguas sólo viven los recuerdos.

“Este es un camino de encuentros y dolores, de historias por contar, de gente que deja su vida en esa mala costumbre de morirse, uno mismo muere en cada uno de ellos, cada pueblo tiene sus veredas.

Busco el camino de las añoranzas, para encontrar los rostros de las mujeres que hacen la revolución, los días de dicha, la descendencia, la familia que crece y decrece y también en este camino, hay una llaga que sangra, es vida”.

Una obra muy recomendable.

– San Niguas, El pueblo de los cristos rotos.

Luis Montes de Oca.

Ediciones del Mitocornio Clandestino.

México, 2018.

Comentarios

comments

Compartir nota