VENERAN MILES A LA VIRGEN

Compartir nota
POR MANUEL PAREDÓN FOTOS SIXTO PICONES Noticias Monseñor Faustino A r m e n d á r i z Jiménez, obispo diocesano, presidió la Solemnidad Litúrgica de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano que fue venerada por miles de fervorosos peregrinos de distintas partes.Solamente de la Ciudad de México se recibió una romería de más de 5 mil devotos.

La concelebración eucarística tuvo lugar en la plaza de la Basílica de la Patrona de la Diócesis, ayer a las 12:00 horas.

Luego, al dirigirse a la multitud, Monseñor Armendáriz Jiménez, manifestó que, somos testigos de las grandes bendiciones que por intercesión de la patrona diocesana Dios nos ha regalado personalmente y también como Diócesis de Querétaro.

Por eso, dijo, estamos aquí, porque somos agradecidos y con esos sentimientos de gratitud pero también con una gran fe le correspondemos a nuestra madre del cielo con esta celebración eucarística que es la acción de gracias por excelencia.

“Cada uno de ustedes sabe lo que trae en corazón, eso ponlo en sus manos, sabiendo que como buena madre, comprende y atiende”, indicó.

Pidámosle al Señor, exclamó, que por su intercesión ella siga guiándonos por el camino, que ella nos siga consolando en nuestras luchas, en nuestras angustias, que ella nos siga sanando de nuestras enfermedades.

Pidió rogar a Dios la sanación para celebrar esta Eucaristía y que cada quien en silencio reconozca y reconozcamos que somos pecadores.

Luego de la lectura del Santo Evangelio, Monseñor Armendáriz Jiménez expresó que entorno a Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, nos reunimos con fe para escuchar la palabra de Dios y alimentarnos del mismo Jesús de su cuerpo y de su sangre.

Explicó que Jesús aparece en el Evangelio como el que enseña a los discípulos y no quiere irse en medio de las multitudes porque en ese momento está concentrado en enseñar a sus apóstoles.

Manifestó que era muy importante para Jesús que los apóstoles escucharan la palabra para difundirla.

Hoy, esa palabra de Jesús es la palabra de Dios que en la Biblia se encuentra impresa y cada uno la puede leer y también meditar para que podamos vivir un encuentro con Dios a través de las Sagradas Escrituras, señaló.

Piensa que es la importancia por la cual el Señor resalta y el evangelista lo hace también de que ellos escuchaban al Señor.

Y ahora —pidió— nos toca a nosotros escuchar esa palabra que debe retumbar a lo largo de la semana, abriendo la Biblia y retomar el texto, sobre todo en este mes de la Biblia, impulsando el estudio y la meditación de la Palabra de Dios.

Comentarios

comments

Compartir nota