Banner
 

CAMPEONÍSIMOS América ahora será más odiado por ser campeón de Copa MX

Compartir nota

NOTIMEX Ciudad Juárez. – Con lo necesario, el club de futbol América evitó sorpresas y se consagró campeón de la Copa MX del Torneo Clausura 2019, al superar por la mínima diferencia de 1-0 a FC Juárez.

El defensa argentino Víctor Emanuel Aguilera, de penal a los 40 minutos, hizo el tanto del partido celebrado en el estadio Olímpico Benito Juárez, donde el local llevó las riendas del cotejo, pero no le alcanzó.

Sin mucha lucidez pero cumpliendo con el deber, Águilas tendrá que hacer un hueco más en sus vitrinas al convertirse en el club más ganador del certamen copero con seis trofeos, tal y como lo son de la competencia liguera con 13.

Las fuertes ráfagas de viento que amenazaron con la suspensión del partido bajaron un poco y el encuentro se disputó conforme a lo pactado, pero el aire fue protagonista, lo que propició que el espectáculo no fuera el esperado y el factor riesgo estuviera presente para ambas escuadras.

Así las cosas, en la primera parte los dos conjuntos arriesgaron poco o nada, la superioridad que el cuadro azulcrema tenía en el papel no se apreció en el terreno de juego y FC Juárez mostró determinación, sin achicarse, arropado por su afición.

Los brasileños Lucas da Silva y Leandro Carrijo comenzaron a inquietar la meta azulcrema, el primero con disparo apenas desviado de la meta de Agustín Marchesín y el segundo siempre obligando a las coberturas de los defensas Aguilera o Bruno Valdez.

El talento por parte de Águilas lo puso el colombiano Nicolás Benedetti, quien generó la primera aproximación visitante al quitarse rivales y sacar disparo desde la media luna, que atajó de forma notable Iván Vázquez.

El compromiso lucia equilibrado, sin que se notara la diferencia de nóminas y categoría hasta que, en un balón filtrado que buscó Henry Martín, el defensa Christian Pérez jamás se percató de la presencia del rival y en la búsqueda de reventar el esférico se llevó por delante al delantero azulcrema, para cometer penal y dar ventaja a la visita.

El castigo lo cobró Aguilera desde los once pasos; el zaguero engañó a Vázquez Mellado para un 1-0 que fue un duro golpe anímico para los locales, quienes habían mostrado valor y voluntad; aún así, previo al descanso, Carrijo todavía exigió a Marchesín, quien evitó la igualada.

En el complemento, el guion del choque estaba escrito, los chihuahuenses eran los obligados y tomaron esa responsabilidad ante un conjunto “emplumado” que apostó a aguantar y liquidar al contragolpe, lo que provocó también un partido ríspido, trabado y de pierna fuerte.

Comentarios

comments

Compartir nota