SEGUIR A CRISTO Y CONVERTIRSE EN DISCÍPULOS MISIONEROS: OBISPO FAUSTINO ARMENDÁRIZ

Compartir nota

Noticias Al celebrar la Solemnidad de la Pascua de Resurrección, el Obispo de Que r é t a r o , Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, expresó que Cristo Resucitado nos ha mostrado el camino, por ello sigue abierta la invitación a seguirle y a convertirnos en discípulos misioneros.

Durante la misa celebrada en Catedral, le pidió a los presentes que diariamente le digamos a Dios que el Espíritu Santo llene los corazones y los encienda de nuevo.

“Queridos hermanos, habiendo sido confirmados tenemos la garantía de tener el Espíritu de Dios, eso es lo máximo a lo que podemos aspirar, no derrochemos, no imploremos, que no seamos indiferentes a este gran regalo de Dios, sino que realmente seamos agradecidos”.

Consideró que es “importante empezar nuestra reflexión pensando que es la principal fiesta para nosotros los cristianos católicos, por eso renovamos nuestro himno, por eso ha sido la aspersión con el agua bendita sobre tu cabeza”.

Y a los niños y jóvenes que recibieron el sacramento de la Confirmación, les pidió no ser indiferentes al gran regalo de Dios pues con este acto recibieron los siete dones del espíritu.

“En primer lugar, el don de entender lo que favorece y lo que perjudica el proyecto de Dios, él nos fortalece en nuestra realidad y nos prepara para una visión plena de Dios”.

Entre estos dones resaltó el del espíritu de entendimiento, el don divino que nos ilumina para aceptar las verdades reveladas por Dios; el espíritu de Ciencia es la ciencia de Dios y no la del mundo, para mirar al mundo como Él lo mira y no como todos.

“El sexto don es el espíritu de fortaleza, es el don de valientes para enfrentar las dificultades del día a día de la vida cristiana, para no caminar por caminos de corrupción”.

El último don, dijo, es el espíritu del temor a Dios, el cual implica tener una actitud reverencial a Dios, con el fin de recuperar ese respeto que nuestros padres y abuelos nos inculcaron “Este don nos mantiene en el debido respeto frente a él y en la sumisión a su voluntad, apartándonos de todo lo que le pueda desagradar”.

Comentarios

comments

Compartir nota