Brightburn: cuando el poder no es noble

Compartir nota

EL UNIVERSAL

¿Qué pasaría si se mezclara una película de terror con alguna de las cintas de Supermán? Quizá se obtendría un superhéroe (o villano) que con sus poderes atemorizaría a la Tierra e incluso dañaría a la gente que más ama.
Con esto en mente, el director David Yarovesky creó “Brightburn: Hijo de la oscuridad”, la cual muestra cómo un bebé llega a la Tierra desde el espacio y cuando empieza a crecer se da cuenta que tiene superpoderes, pero en lugar de utilizarlos para hacer el bien, su temperamento preadolescente lo lleva a hacer daño.
En su visita a México, Yarovesky comentó que la idea detrás de este filme que estrena este viernes en el país, surgió después de que por años se ha cuestionado por qué en la cultura popular se le ha hecho creer a la gente que los superhombres salvan a la ciudad y no al revés.
“Siempre he sido fan de los cómics, he leído muchos desde pequeño y tengo muchos favoritos, pero he pensado desde joven que siempre nos han dicho que los superhéroes van a llegar a ayudarnos, incluso nos han educado pensando que si un bebé alienígena llega a la Tierra en una nave viene a ayudarnos y no creo que eso sea siempre así”.
En la historia de Yarovesky esta posibilidad es la que se planeta; un joven matrimonio no puede tener hijos, le pide a sus dioses que les den la oportunidad de ser padres y una noche un objeto cae del cielo en su garaje, dentro, un bebé al que inmediatamente adoptan y hacen suyo.
El problema surge cuando a los 12 años su apacible niño comienza a tener actitudes hostiles y violentas, a la vez que descubre que tiene superpoderes, los cuales en vez de ocuparlos en pro del bien, comienza una ola de violencia que sus padres buscarán detener.
“A lo largo de la historia, no sólo en los cómics, sino en la literatura, las leyendas y la historia, se nos dice que cuando una persona es distinta, ya sea mitad dios, mitad humano o que viene de otro planeta, se convierte en un adulto noble y heroico. Pero nosotros nos preguntamos qué pasaría si tomarán el camino opuesto, con un chico que se transforma en siniestro”, explicó.
Para esta historia David decidió invitar a Elizabeth Banks para interpretar a la madre del protagonista, Brandon y, aunque el terror es algo distinto en su carrera, el director apuntó que Banks se mostró emocionada de practicar otra faceta de ella en el filme.
“Pensé que no querría porque es un filme de horror, es violenta y en ocasiones hasta explícita y ella es una gran actriz pero a su vez es dulce; cuando leyó el guión no lo pensó y aceptó de inmediato y creo que podrán verla”.
Para los fans de James Gunn —productor de la cinta—, James Rooker, popular por su papel de Yondu en Guardianes de la Galaxia hace un cameo en “Brighburn: Hijo de la oscuridad”.

 

Comentarios

comments

Compartir nota