Seguirá dando de qué hablar Darío Yazbek

Compartir nota

EL UNIVERSAL

Julián de la Mora ha sido mostrado como un chavo un poco destrampado y que acaba de descubrir su bisexualidad, pero ahora deberá comportarse como adulto.

“Digamos que intenta jugar a eso y está muy chistoso”, dice divertido Darío Yazbek Bernal, quien la da vida a este personaje de la serie “La casa de las flores”.

“Lo que se va a ver en la segunda temporada, básicamente, en términos simples, es tratar de ser adulto, pasan tantas cosas que es mejor verlas a explicarlas”, adelanta.

En la primera temporada se ve que Julián integra a la familia principal y sostiene una relación sentimental con el abogado (Juan Pablo Medina).

Mientras el litigante, mayor que él, desea algo serio, el personaje de Darío comienza a tener relaciones con hombres y mujeres.

La tercera temporada está por grabarse y el entrevistado aún no lee los guiones, pero sabe que la línea de su papel seguirá dando de qué hablar.

Darío irrumpió en el escenario cinematográfico en 2009 con “Daniel y Ana”, en la que se contaba cómo dos hermanos eran obligados, por parte de secuestradores, a tener un encuentro sexual para video.

La cinta fue dirigida por Michel Franco de quien posteriormente fue asistente en “Las hijas de Abril”.

El mes pasado se volvieron a unir, como cineasta y actor para arrancar “Lo que algunos soñaron”, calificada por el propio Franco como una película distópica. La distopía es una sociedad ficticia, indeseable en sí misma.

Yazbek Bernal comparte créditos con Naian González, Mónica del Carmen (Año bisiesto) y Diego Bonetta (Luis Miguel, la serie), con locaciones en la Ciudad de México.

“Digamos que somos una familia; Diego es mi cuñado y Naian, mi novia.

“Las pelis de Michel siempre son un riesgo, ésta va por un camino distinto y no hay nadie mejor que él para contarla, es un drama con más personajes”, apunta.

En paralelo, el histrión se encuentra elaborando un cortometraje basado en la ficción Mano de obra, filme producido por Franco.

Yazbek Bernal realizó primero el making de la misma, teniendo tres horas de material, lo cual deberá condensar como docuficción, con una duración de 15 minutos.

“Esperamos se estrene, porque lo que ahí pase, también forma parte del corto, es un experimento que creo estará padre”, expresa.

Comentarios

comments

Compartir nota