logo_2
logo_1
Connect with us

Querétaro

Renueva presbiterio su consagración a la Virgen de Dolores de Soriano, Patrona de la Diócesis de Querétaro

Publicado

en

Renueva presbiterio su consagración a la Virgen de Dolores de Soriano, Patrona de la Diócesis de Querétaro

Por Enrique Zamudio

Noticias

 

Soriano, Colón.- En un ambiente de fraternidad y unidad, el presbiterio queretano renovó ayer su consagración a Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, Patrona de la Diócesis de Querétaro, luego de culminar la histórica peregrinación sacerdotal a pie hacia la Basílica de Soriano, encabezada por el pastor diocesano, Mons. Faustino Armendáriz.

En magna concelebración, todo el presbiterio queretano renovó también el patrocinio de la Nuestra Señora de los Dolores de Soriano sobre la Iglesia Queretana, al pronunciar solemnemente el “Juramento del Patronazgo de la Santísima Virgen de los Dolores de Soriano sobre la Diócesis de Querétaro”, tal y como hace 50 años se realizó en este lugar.

Cerca del mediodía y bajo un sol implacable, más de un centenar de sacerdotes peregrinos arribaron a la localidad de Soriano, municipio de Colón, donde fueron recibidos por la feligresía de esta comunidad parroquial, así como por el rector de la Basílica Menor de Nuestra Señora de los Dolores de Soriano, Pbro. Fidencio Servín León.

Danzantes prehispánicos se integraron a la procesión que avanzó por las calles de Soriano hasta llegar a la Puerta Santa de la Basílica Menor, por la cual ingresó la romería de sacerdotes siguiendo al Santísimo Sacramento.

Frente al altar, los sacerdotes peregrinos se postraron frente a la imagen de Nuestra Señora de los Dolores y adoraron al Santísimo Sacramento, para después prepararse para concelebrar la Ceremonia Eucarística.

Durante la homilía, el Obispo de Querétaro, Mons. Faustino Armendáriz Jiménez, celebró que, en el contexto del Año Jubilar Mariano, el presbiterio queretano decidió peregrinar a este lugar bendito y así honrar la memoria de nuestra Madre Santísima de Nuestra Señora de los Dolores de soriano, principal celestial patrona de nuestra diócesis de Querétaro.

“Queremos como presbiterio y de manera personal acoger en el corazón el ‘Testamento de Jesús’ antes de entregar el Espíritu, es decir, queremos hacer nuestras aquellas palabras de Jesús: “He ahí a tu madre” y acoger a María como nuestra Madre, como Madre de los sacerdotes, como Madre de nuestro presbiterio”.

Don Faustino celebró la importancia de que, como presbíteros, se renueve hoy la conciencia del valor y el papel que la Virgen María desempeña en el ser y en la misión sacerdotales, pues la espiritualidad sacerdotal –dijo- no puede considerarse completa si no toma seriamente en consideración el Testamento de Cristo crucificado, que quiso confiar a su Madre al discípulo predilecto y, a través de él, a todos los sacerdotes, quienes han sido llamados a continuar su obra de redención.

“Los sacerdotes, que se cuentan entre los discípulos más amados por Jesús crucificado y resucitado, debemos acoger en nuestra vida a María como a nuestra Madre: será Ella, por tanto, objeto de nuestras continuas atenciones y de nuestras oraciones”, expresó Don Faustino. “La Siempre Virgen es para nosotros los sacerdotes la Madre, que nos conduce a Cristo, a la vez que nos hace amar auténticamente a la Iglesia y nos guía al Reino de los Cielos”.

Dijo que los sacerdotes deben estar convencidos de que María, por ser Madre, es la formadora eminente del sacerdocio, ya que Ella es quien sabe “modelar el corazón sacerdotal”, protegerlo de los peligros, cansancios y desánimos.

“Ella vela, con solicitud materna, para que podamos crecer en sabiduría, edad y gracia delante de Dios y de los hombres. No seremos hijos devotos, quienes no sepamos imitar las virtudes de la Madre. Por tanto, hemos de mirar a María si queremos ser ministros humildes, obedientes y castos, que pueda dar testimonio de caridad a través de la donación total al Señor y a la Iglesia”.

Mons. Faustino Armendáriz llamó al presbiterio queretano a interiorizar la “consagración a María”, vivirla, realizarla y hacerla suya verdaderamente.

“Consagrarnos a María como sacerdotes podrá ser en estos tiempos difíciles, el contrafuerte más seguro que nos permita permanecer firmes y seguros”.

Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Advertisement
Advertisement