Banner promueve tus ideas
Connect with us

San Juan

En el último bimestre del año, crecerán los envíos debido a que familias envían postales navideñas.

Publicado

en

Por: Marisol Barbosa Rodríguez

Noticias

 

 

Los sistemas electrónicos para el envío de mensajes, provocó que la actividad del Servicio Postal Mexicano (SEPOMEX) decayera, la primera advertencia se generó con el sistema fax, a través de cual los usuarios intercambiaban mensajes escritos mediante conexión con la línea telefónica.

 

Posteriormente llegó el correo electrónico que generó una revolución en las comunicaciones a nivel global y años después los sistemas de chat desarrollaron un intercambio en tiempo real.

 

Isaac Barrón Romero, es un cartero en San Juan del Río que ha sobrevivido a los cambios que ha traído la modernidad; tiene 33 años distribuyendo cartas físicas a domicilio y su principal instrumento de trabajo es la bicicleta.

 

En esta localidad hay seis empleados de SEPOMEX que laboran en las colonias del centro y ocho más que hacen la distribución en la zona oriente, para las comunidades se desarrolla una estrategia de entrega con ayuda de las autoridades auxiliares.

 

En promedio cada uno reparte 200 piezas al día; sin embargo, en las quincenas o fines de mes la actividad se duplica por la gran participación comercial. En el último bimestre del año también crecen los envíos porque algunas familias todavía conservan la tradición de mandar postales navideñas.

 

“Somos seis compañeros los que seguimos trabajando en bicicleta, en la zona oriente hay ochp carteros que se apoyan con el uso de motocicletas. Tenemos un promedio de 200 piezas al día que se entregan por cartero, cuando salen los recibos telefónicos crece hasta 500 cartas”.

 

Isaac explica que el trabajo, aunque parece tranquilo, tiene sus retos porque debe conocerse las calles y generar mapas mentales para el trazado de rutas que agilicen el reparto.

 

Los principales enemigos de los carteros son los perros quienes, durante los recorridos por las calles persiguen a los distribuidores y en ocasiones han alcanzado a morderlos.

 

“En varias ocasiones nos han alcanzado a morder los perros, creo que es parte de los riesgos que enfrentamos en este trabajo”.

 

Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.