Connect with us
Fería San Juan

Covid-19

40 días de trabajo

Publicado

en

Manuel Muñiz Mendoza y Luis Enrique Quintana Rincón son los escultores de estos dos Cirineos de acero que hoy adornan el atrio del Templo de la Cruz, resguardado como todas las plazas públicas del Centro Histórico, con una cinta amarilla para impedir el paso de la población y evitar grandes aglomeraciones.

Para estos dos artesanos queretanos, uno de la capital y el otro de Tolimán, represento un gran reto esta tarea encomendada por el Patronato de las Fiestas de Querétaro; pues tuvieron que trabajar a marchas forzadas durante los últimos 40 días para poder ver hoy sus esculturas posadas en este recinto religioso donde se preparan los participantes de la Procesión del Silencio.

“Esto representó para mí la fe que vivimos nosotros y la tradición arraigada aquí, en mi comunidad el tema de los Cirineos no está arraigado, la religiosidad nosotros la vivimos de otra manera; pero esto representó la fe de la población y de cómo viven la Pasión de Cristo”, puntualizó Quintana Rincón.

En entrevista, compartió que es la primera que realiza una escultura, ya que él tiene como oficio la herrería; por lo que surge un nuevo reto en su vida, aprender un poco más sobre el arte de esculpir con acero y metales.

“Significo en lo personal algo de mucho esfuerzo y sobre todo en lo espiritual, estamos en una etapa complicada en todo el mundo y la imagen nos representa el sacrificio de todas las personas que ayudan, desde el sector salud, corporaciones policiacas, toda la sociedad, hasta los que estamos en casa; es el camino de un Cirineo cargando la cruz de encino”, cuenta Manuel Muñiz, quien compartió que  la escultura de alambrón forjado y clavos, la elaboró con ayuda de su familia.

Siguenos en Google News

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contig