Connect with us
Apoyo a créditos

Portada

Parque Alcanfores, una nueva familia

”Esto es como mi nueva familia” comentó José Cruz

*Arahí Domínguez llegó para entregar juguetes y artículos médicos

Daniela Montes de Oca

Fotos: Sixto Picones

Noticias

El Parque Alcanfores Norte se habilitó como un Centro de Servicios para Personas en Situación de Calle, en el cual se brinda a ciudadanos servicios médicos, emocionales, servicios de higiene y alimentación. Lugar en que los usuarios –expresan- sentirse muy cómodos, como en una familia en la que todos se apoyan y no existe la discriminación.

A la entrada del parque te detienen brigadistas, quienes te piden dejar las cosas como bolsas o mochilas en una mesa, en lo que te sanitizan de pies a cabeza, a unos pasos te brindan gel antibacterial, después de este proceso el paso es libre.

Enseguida de la entrada se encuentra la recepción, en la que los coaches -quienes son los encargados del campamento- hacen el registro de los nuevos usuarios; a lo lejos se ven varias secciones de casas de campaña, una pipa de agua, una serie de baños portátiles y una zona de carpas tapadas que fungen como regaderas.

Al ir caminando, usuarios de este Centro pasan tranquilamente y se saludan entre sí, se pueden observar mesas y varios hombres jugando en ellas, otros que están recostados en sus casas de campañas, niños corren y juegan.

Mientras hacíamos el recorrido por el parque acompañados por Marco, quien explicaba a detalle el funcionamiento, destacó que los coaches tienen un chaleco verde y hay otras personas que cuentan con un chaleco naranja, estos son usuarios del Centro quienes voluntariamente se unieron a la organización, por lo que son guía para las otros usuarios del campamento. Los usuarios tiene varias actividades al día: se levantan a las 7:30 de la mañana y se asean, de 8:00 a 8:30 horas tienen una meditación, a las 9:00 horas es el desayuno, después tienen una actividad grupal en la que discuten  lo que funciona y no funciona en el campamento, a las 14:00 horas la comida y ya por la noche la cena.

En los horarios libres, los coaches entablan pláticas para darles una guía emocional, así mismo paramédicos llegan cada tres días para evaluarlos y darles un seguimiento, les hacen pruebas de VIH, hepatitis, y la UAQ les realizó ayer pruebas de COVID-19.

Esto último está relacionado con otras labores y servicios que les han brindado, como el tramitarles actas de nacimiento y CURP y algunos otros documentos para acercarlos con una bolsa de trabajo, ante ello Arahí Domínguez  Presidenta del Patronato DIF Municipal comentó que junto con su esposo el Alcalde Capitalino Luis Nava, están evaluando la manera de poder ayudarlos con un empleo formal.

Arahí Domínguez llegó en compañía de sus hijos Isabella y Bernardo, para traer algunos juguetes para los niños, unas muletas y una andadera para una persona de la tercera edad.  “Me encantó ayer como se expresaron todos los miembros ya de esta familia Alcanfores, y la realidad es que no queremos que regresen a las calles, entonces necesitamos impulsarlos” expresó.

Los encargados del Centro siguen discutiendo cómo pueden darle un seguimiento al programa, para que aun terminada la contingencia todos los usuarios puedan tener nuevas oportunidades. Además, comedores en caliente brindan comida para aquellos que solo quieran pasar y llevársela.

En este campamento, la guía médica y psicológica no falta, los usuarios se han convertido en una gran familia que se apoya, platican, bromean, cocinan y se llevan bien, todo ello a un lado de las vías del tren, cuando varias a veces al día el ferrocarril sigue su camino.

 

Orlin Miguel

Es un migrante de Honduras que ya se encontraba trabajando en la ciudad de Querétaro pero al comenzar la pandemia se quedó sin trabajo y vivió en un túnel, cuando lo invitaron al Centro lo pensó por algunos días y después accedió, ahora menciona estar contento en un lugar donde la discriminación no existe y donde le dan un seguimiento médico muy minucioso.

“Confío en Dios y en todos ustedes, que cuando salga de aquí voy a salir con un trabajo, con muchas oportunidades más, que jamás las iba a tener debajo de un drenaje” resaltó.

 

El campamento también alberga a una familia, Osvaldo platicó que ellos vienen de Hidalgo donde como consecuencia de la pandemia tuvieron que cerrar su vulcanizadora, después de andar por varios lugares buscando oportunidades llegaron a Querétaro, donde pasaron algunas noches en diferentes lugares hasta que los invitaron a este Centro.

 

José Cruz

Al seguir caminando, José Cruz nos detuvo para tomarnos la temperatura, después platicó que él fue invitado por el municipio y al llegar se unió al equipo de brigadistas en el área de sanidad, ya que él viene de la Base Roja, la cual es una clave de la Cruz Roja, siendo de la generación del 80 al 86 en Guanajuato.

 

“Esta es para mí como una nueva familia o mi nueva familia, y en una familia ¿qué hacemos? pues apoyarnos unos con otros” expresó, agregando que se siente encantado de estar en el Centro, en un lugar donde no le hace falta nada, aunque también espera que la situación termine para poder trabajar y retomar su vida normal. Concluyó, comentando que no hay que confiarse y aun cuando se pueda salir a las calles, todos deben seguir tomando precauciones.

 

Marco Rosales

Encargado de la Atención a personas en situación de calle del Instituto de Prevención de Conductas de Riesgo, platicó que tienen ubicadas a 430 personas en dicha situación en todo el Municipio de Querétaro y tienen cédulas de alrededor de 243 de ellas, por lo que han ido en búsqueda de cada uno para invitarlo a quedarse en el Centro, algunos acceden y otros no, porque prefieren quedarse en calles pidiendo dinero, a ellos se les entrega un papelito con la información ya que aunque no quieran ingresar al campamento pueden conocer a alguien que sí.

“Es una gran ayuda, para ellos, el principal objetivo es que salgan adelante que después de la pandemia esto les ayude para salir de esta situación complicada por la que están pasando”.

Rogelio  

Rogelio, es otro usuario del Centro quien platicó que ya ha sido beneficiario de la ayuda del departamento desde hace un año, quienes lo han guiado en el trámite de un despido injustificado y, que en esta ocasión lo convencieron de quedarse en el campamento, donde le han brindado ayuda en cuestiones de salud, cosa que agradece.

 

Todos conviven como una gran familia.

 

 

A la entrada sanitizan completamente a las personas.

 

Arahí Domínguez llegó a entregar juguetes y muletas.

 

 

 

Google News Síguenos en dando clic a la estrella


Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.