Connect with us
Apoyo a créditos

Nacional

Casa “Paola Buenrostro”, refugio para recuperación de personas trans

Publicado

en

Usa cubrebocas

(Primera de dos partes)

Por Roxana Romero

 

Notimex

México.- Hace casi tres meses Tiffany Rosales deambulaba en la Glorieta de Insurgentes. Vestía una falda y la playera que el último de sus clientes le prestó. Estaba descalza. Tenía 15 días durmiendo en la calle, sin asearse y buscando la manera de conseguir dinero para comprar drogas.

Tiffany recuerda su situación en aquel momento y hoy agradece estar en la Casa Hogar “Paola Buenrostro”, un refugio para personas trans impulsado por Kenya Cuevas, directora de la organización Casa de las Muñecas “Tiresias”. Desde que llegó a la casa ha dejado de consumir “piedra” y continúa su rehabilitación.

Tiffany tiene 25 años de edad, dos de ellos viviendo en México, tiempo en el que se dedicó al trabajo sexual. Es originaria de Honduras y hace casi tres meses lo único que quería era regresar a su país.

“Me acuerdo cómo estaba. Tenía bien feo alrededor de la boca, era como una infección. Yo creo que era por la piedra y el sol. Tenía hasta cortadas, estaba muy feo. Me acuerdo que ya nada más caminaba de un lado para otro. No sé ni por qué caminaba, yo creo buscando dinero para la droga. Traía los pies hinchados, todos cortados”, recuerda.

La joven cuenta su historia en una pausa que hizo en la rehabilitación que recibe en la casa que, desde el inicio del confinamiento por COVID-19, acogió a 13 mujeres trans para darles un espacio donde dormir y comer; aunque en ese momento el albergue no estaba listo todavía, tras el cierre de hoteles en la Ciudad de México el 1 de abril, Kenya se movilizó para equipar el lugar.

El refugio, cuyo nombre fue elegido por Kenya en honor a su amiga Paola, víctima del primer transfeminicidio reconocido en la Ciudad de México, está ubicado en la colonia La Casilda, alcaldía Gustavo A. Madero, muy cerca del Cerro del Chiquihuite. Sus paredes son blancas y en su alta fachada de vidrio cuelga una bandera del orgullo LGBTI+.

El espacio tiene un consultorio médico, biblioteca y tres recámaras donde duermen las chicas que, en su mayoría, se dedican al trabajo sexual. Allí reciben atención directa para las adicciones por parte de un grupo de Alcohólicos Anónimos y del Instituto de Atención y Prevención de las Adicciones (IAPA) de la capital.

También reciben educación en línea y aprenden algunos oficios como corte de cabello, taller de uñas de acrílico, tintes, maquillaje y planchado de ceja.

“Las chicas lo han tomado muy bien, se sienten privilegiadas por estar aquí, porque las personas que sí están en calle, ‘viviéndola’, es preocupante.

“El hecho de que se vaya a terminar el confinamiento no asegura que se vaya a reactivar todo: los hoteles, el trabajo sexual, que es algo que más se dedican las mujeres trans. Me preocupa mucho que la tasa de casos de vulnerabilidad sigan creciendo y que no están siendo atendidos por parte del gobierno de la ciudad”, reclama la activista Kenya.

Antes de COVID-19, Kenya planeaba inaugurar el espacio hasta el 1 de enero de 2021, contemplaba todo este año para acondicionarlo; sin embargo, tras el cierre de hoteles, en cinco días consiguió cobijas, colchones, mesas y sillas.

“Conseguimos muchas cosas, todavía nos falta para las condiciones que queremos esta casa, muchísimo más de la mitad, pero creo que lo necesario y lo básico lo conseguimos para poder abrir el espacio”, sostiene Cuevas.

Para sostener el apoyo de alimentación y vivienda, Casa de las Muñecas “Tiresias” abrió una convocatoria en redes sociales en la que solicitaron el apoyo de la población. Es así como les ha llegado comida y en los últimos dos meses recibieron cerca de 17 mil pesos en donaciones.

“La semana pasada recibimos un donativo muy importante para mí. Son 500 dólares que nos donó una chica trans que vive en Estado Unidos y que gracias a ese donativo logramos acondicionar la biblioteca, pudimos poner muebles para libros, una mesa”, cuenta.

Kenya explica que el objetivo de la casa hogar es dar un acompañamiento integral para la reinserción social, económica y laboral de las personas trans.

Por eso, aunque lleva varios años en esa lucha, se dio cuenta que requería un refugio e hizo un convenio con la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social (Sibiso) para la entrega del espacio que se concretó el 16 de diciembre de 2019.

“Buscamos apoyarlas para que, a través del empoderamiento, puedan crecer y tener una calidad de vida, que también puedan ejercer un doctorado, una licenciatura. Por eso también lo que estamos haciendo es que ellas recuperen sus sueños porque en la transición perdieron todo. Que vuelvan a creer en sí mismas”, agrega Kenya.

La lesión alrededor de la boca de Tiffany ha sanado. Su aspecto dista mucho de la descripción que dio al inicio de la plática: tiene su cabello arreglado, las cejas bien delineadas y el maquillaje hace lucir más sus ojos. Dice que está estudiando el bachillerato en línea y ha aprendido a planchar la ceja y poner uñas acrílicas.

Google News Síguenos en dando clic a la estrella


Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.