Connect with us
Apoyo a créditos

Internacional

Sentencias en Singapur por violar medidas de COVID-19 se mantienen

Publicado

en

Usa cubrebocas

Singapur.- Los mensajes falsos (fakenews) disparados por la actual pandemia no respetan a ningún país, y uno de los más recientes casos sucedió en Singapur con cuatro involucrados que inclusive fueron a dar a la cárcel.

Uno de ellos fue un taxista de 40 años de edad, Kenneth Lai Yong Hui, que compartió información falsa en un grupo de Facebook, por lo que recibió cuatro meses de cárcel luego de declararse culpable de transmitir un mensaje alarmante.

Lai recibió un mensaje de texto en el que se aseguraba que establecimientos de comida y supermercados abrirán poco tiempo o incluso algunos estarían cerrados.

Compartió el contenido en la red social pero lo eliminó quince minutos después en una cuenta con unos siete mil 500 miembros, sin embargo, uno de ellos, identificado como ‘James’, lo denunció a la policía.

La fiscal general adjunta (DPP), Deborah Lee, solicitó la sentencia para el taxista al considerar que buscó socavar el esfuerzo continuo del Gobierno para tranquilizar al público sobre la suficiencia de suministros.

Aunque Lai se dijo realmente arrepentido ante el juez del distrito Seah, la autoridad repitió que había cometido un delito “muy grave”.

Desde el mes de febrero, cuando el Sistema de Respuesta a Brotes de Enfermedades del país asiático elevó la alerta de contagio a naranja, se desataron compras de pánico.

De los hombres que también fueron condenados dos son singapurenses, pero el cuarto es malasio. Quresh Singh, de 27 años, no acató las restricciones para asistir a su trabajo y siguió trasladandose hasta el 21 de marzo, lo que le originó una condena de seis semanas de cárcel.

Su connacional, Zhari Samat, de 60 años, regresó al país desde la isla en indonesia de Batam, pero aunque tenía que mantenerse en su casa durante quince días, la dejó solo siete días después.

El malasio, Arvinish N. Ramakrishnan, de 23 años, recibirá sentencia en los próximos días junto con Samat. El joven se reunió ilegalmente con uno de sus amigos para beber en su departamento.

Fue detenido en una motocicleta a la mañana siguiente y al ser inspeccionado, todavía presentaba estado de ebriedad, según detalla el diario Straits Times.

Singapur ha registrado las tasas de infección per cápita más altas en Asia, en gran parte debido a brotes masivos en dormitorios de trabajadores inmigrantes, compuestos por series de literas estrechas.

Al menos 250 mil inmigrantes viven en 43 residencias privadas. De acuerdo con datos de la BBC, las instalaciones albergan hasta 12 hombres por habitación, con baño, cocina, y servicios compartidos.

En una sola de esas residencias se ha detectado el 15 por ciento de todos los casos  de CXOVID-19 a nivel nacional. En abril, se aprobó una ley que prohíbe a todos salir de sus hogares con multas de hasta siete mil dólares o seis meses en prisión.

La enmienda obliga a los inmigrantes a vivir en dichos dormitorios que se han convertido en focos de contagio.

Los primeros dos días de la norma, se emitieron más de 10 mil advertencias por infracciones a la cuarentena, como sentarse a comer en lugares de comida o socializar en espacios públicos.

Google News Síguenos en dando clic a la estrella


Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.