Connect with us
Apoyo a créditos

Portada

Tierra Noble Juriquilla

Publicado

en

Usa cubrebocas

La otra cara de la moneda

 

Por Luis Montes de Oca

Noticias

 

Al horizonte paraísos ejidales, grandes vistas, cuencas, terreno intocado: la belleza natural de Querétaro.

En segundo plano, precarias condiciones de vida, falta de oportunidades, de servicios, de desarrollo… de bienestar.

En primer plano el hombre de campo, todavía de sombrero y botas, rudos de palabra, de formas, pobres regularmente pobres sentados en un tesoro que no les han permitido tocar: sus tierras.

No se puede ver sólo un lado de la moneda del ejido en México, esta firma de tenencia del territorio, ha pasado por grandes problemas y severos cambios, de problemas sociales como el haber creado entre el campesinado, una nueva clase social, los herederos, porque después de la madre sólo al hijo mayor ¡le correspondían las tierras y este le daba trabajo y explotaba a los hermanos y las luchas por la posesión de las parcelas anegó de sangre el campo mexicano y siguieron siendo pobres.

Los “in” del ejido de poco les sirvieron: Inembargables; Invendibles; Intransferibles y lo único que se logró es que los coyotes y coyotas de las instituciones agrarias federales, sacaran ventaja e hicieran pingües negocios y para variar, los campesinos, los ejidatarios, los hombres y mujeres del campo se quedaron sin tierras, sin dinero y sin oportunidades de una mejor vida.

Ante este tétrico panorama, aún con las reformas al Artículo 127 Constitucional, algunos ejidatarios manifestaron su anhelo de formar desarrolladoras ejidales, ya que ellos teniendo la propiedad de la tierra, un socio capitalista podría invertir y ganar ambas partes y no sólo el inversionista comprando barato para vender caro, enriquecerse y dejar cinturones de miseria, que a la postre son focos de delincuencia.

Carther, Desarrollo y Proyectos Inmobiliarios S.A de C.V. tuvo esta visión, buscar una sociedad con el Ejido el Zapote, para un proyecto viviendístico, bajo un proyecto de llevar a los ejidatarios como socios y generar riqueza, pero sin dejarlos en el desamparo.

Los ejidatarios, Marcelo Cabello, presidente del Ejido El Zapote, lo vieron bien y se asociaron, pero surgió el problema más grave: el que no se reconozcan las virtudes que podrían tener un proyecto así y no solamente marcar lo que se presume sería un ataque al medio ambiente.

En este proyecto que cobra importancia y genera reacciones de grupos ambientalistas y al cual las mismas autoridades dada la pandemia, la crisis financiera y la proximidad de los procesos electorales, no le quieren entrar al toro por los cuernos.

Carther y el ejido, mediante la figura de la Sociedad Urbanizadora Santa María del Zapote S. A. de C. V., ha legalizado todos los papeles para que esto pueda ser, sin embargo no tienen aún los permisos municipales; está considerada, de la forma que sea como un área natural protegida de la zona occidental de microcuencas.

Lo que son las cosas, ahora que el ejidatario, con el apoyo de Adalberto Hernández, presidente de la Unión de Ejidos Emiliano Zapata quien nos aseveró que es la primera vez en la historia del ejido que se puede hacer un proyecto en que los que salgan perdiendo sean ellos, como es la costumbre, ahora que se tiene una sociedad ya con las autorizaciones a nivel federal, resulta que aquí hay inclusive una demanda de los ambientalistas ante Profeco (3265/8 junio) —la denuncia ante Profeco es por el riesgo en que están cayendo los compradores de buena fe, a través de la Internet, cuando todavía no se cuenta con todos los permisos ambientales y urbanos.

No es menor el proyecto, se habla de 14 mil lotes, de los cuales el 55% es para venta y el 45% para áreas verdes y urbanización, pero sobre todo, destaca la desarrolladora, es un proyecto ecológico.

El ejidatario, hasta donde hemos logrado conocer ganaría el 31.7 del 100% de todas las ganancias, hablamos de unos 12 millones de pesos por ejidatario, dinero que no han visto ni verían nunca y que quieren lograrlo, porque como dicen y replicamos con respeto: “los ambientalistas ven mucho por los terrenos, pero de la vida de hambre que muchas veces llevamos, nadie se acuerda, no hay ayuda, no quieren pagar las expropiaciones, sólo los consignan como zonas de reserva, y quienes los tenemos en propiedad, no podíamos hacer nada, ahora se puede, ya la ley lo permite y lo queremos hacer”.

El proyecto es novedoso en el sentido de involucrar al ejidatario como socio y no sólo comprarle baratas sus tierras, tan lo es, que el Zapote es el primer municipio es asociarse con los desarrolladores, pero ya hay otros ejidos que están viendo esa conveniencia.

¿Tiene que haber divorcio entre medio ambiente y aprovechamiento? ¿Se tiene que condenar al propietario de la tierra a la pobreza, teniendo paraísos? Hay mucho que ver todavía, pero por ahora, ya hay una sociedad entre capital y ejidatarios que tiene también derechos a desarrollar sus proyectos, estando todo legalmente constituido.

Google News Síguenos en dando clic a la estrella


Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.