Connect with us

Portada

La Pirámide de El Cerrito, patrimonio natural

Publicado

en

Cuenta  en su interior con gran diversidad de animales

 

Laura Valdelamar

Noticias

 

La Pirámide del Gran Cué o mejor conocida como El Cerrito, con sus 30 metros de altura y 118 metros en cada una de sus caras, que desde antes de comenzar a ser descubierta mostraba su majestuosidad, ha sido objeto de grandes cambios, hallazgos prehispánicos y de afluencia turística, por lo que las autoridades federales, a través del INAH, estatales y municipales, han puesto especial interés para el rescate y preservación del lugar.

La Zona Arqueológica El Cerrito, es un lugar donde se protege el patrimonio natural. Desde el 26 de septiembre de 1997, se le concedió el nombramiento de Área de Protección de Recursos Naturales La Pirámide, según decreto estatal.

En 1998 siendo gobernador del Estado, Ignacio Loyola Vera y como presidenta municipal Blanca Pérez Buenrostro, se formó el Patronato de Rescate y Difusión de la Pirámide, que se pretendía delimitar y cercar el sitio arqueológico; la liberación, consolidación y restauración del basamento piramidal, altares, patios y plataformas: la señalización externa e interna: la creación de un Museo de Sitio y de la unidad de servicios, así como la forestación y creación del jardín botánico.

El Patronato tenía como objetivo promover y fomentar el rescate del sitio arqueológico, incluyendo las instalaciones y atractivos turísticos para su funcionamiento, además de obtener el financiamiento necesario para su rescate; construir un patrimonio económico sólido a través de aportaciones, donativos, cuotas u otro concepto para asegurar los fines de la asociación.

Otro de los objetivos era que los habitantes donaran las piezas prehispánicas que tuviera en su poder para el enriquecimiento del Museo del Sitio, así como la de promover y difundir a nivel nacional e internacional la Zona Arqueológica, defender el patrimonio artístico, cultural y económico de la pirámide, su museo y sus instalaciones.

Además de conformar los lineamientos generales para el uso de suelo de la zona de influencia; preservar los valores culturales e históricos del municipio.

En la propuesta de integración del patronato se encontraban el Gobernador Ignacio Loyola Vera como Presidente honorario, como vicepresidentes honorarios, la presidenta Blanca Pérez Buenrostro, Oscar Espinoza Villarreal y la arquitecta Teresa Franco y González, como presidente José de Alba Barnola.

Así como empresarios de la talla de Abraham González Contreras, Alfonso Soto Septién Manuel González de Cosío, además de los padres Eulalio Hernández y Manuel Ugalde Chávez.

En el 2000 por decreto presidencial, fue declarada Zona de Monumentos Arqueológicos, por el entonces presidente de la República, Ernesto Zedillo Ponce de León, el cual dieron a conocer el arqueólogo Diego Prieto, Luis Antonio Zapata Guerrero, director del INAH y presidente municipal de Corregidora, respectivamente, así como Daniel Valencia, responsable del proyecto.

Claudia Dovali, directora del Museo de Sitio, menciona que El Cerrito, además de su belleza por naturaleza y los hallazgos, encierra una gran diversidad de vegetación típica del valle de Querétaro y por lo tanto se ha convertido en refugio de algunas especies de animales con vida diurna y nocturna. Y de acuerdo a las distintas épocas del año también los insectos se hacen presentes.

Desde la antigüedad, la población prehispánica conoció a los reptiles y los insectos como animales muy interesantes, peligrosos y asimismo útiles, poniéndoles atención.

Esa diversidad fue presentada en códices, estelas, cerámica, lápidas, pintura mural y lienzos, siempre de una manera muy apegada a la realidad.

Es extraordinario observar el número de especies representadas, como: víboras, lagartijas, arañas, moscas, abejas, abejorros, mariposas, alacranes, gusanos, chapulines y hormigas. Todas ellas configuran un impresionante mosaico de trazos, colores y formas, varias tuvieron asociación con deidades, como es el caso del ciempiés con Tepeyólotl (dios de las cavernas), o la abeja, la gran polinizadora con Xipe Tótec (el Dios de la primavera y los mantenimientos).

En el caso del Cerrito, se encuentra una estela en piedra dónde aparece una deidad que veneraban los toltecas llamada Itzpapálotl su nombre en náhuatl quiere decir “mariposa alas de obsidiana”. Se le representa como una mariposa y es considerada diosa madre, diosa de la tierra, de la luna y de la guerra. Actualmente  se encuentra en el Museo de Sitio El Cerrito.

Algunos datos prehispánicos de los insectos que viven en El Cerrito como la abeja, es admirada y domesticada al producir una exquisita miel y por su importante función polinizadora. Las existentes en la zona maya no tenían aguijón, por lo que no picaban. La miel y la cera eran exportadas a otras regiones de Mesoamérica.

El chapulín, se le consumió en todo el territorio gracias a sus propiedades alimenticias. El códice Florentino menciona seis especies.

La mariposa, muy presente en la mitología y en ornamentos como narigueras, formó parte del Tlalocan y se le representó como acompañante de los que ingresan en él. Eran consideradas las almas de los guerreros.

La hormiga, mitológicamente la hormiga habría robado el maíz para dárselo a los hombres, mostrando a Quetzalcóatl el lugar donde se obtenía. Se le admiró por su organización en el trabajo.

Tantarria de mezquite, ha sido considerada en la gastronomía queretana un ingrediente exótico, utilizado en platillos otomíes. La Tantarria, se da en el árbol del mezquite, entre los meses de abril y mayo y tiene un alto contenido en proteínas.

La grana cochinilla, pequeño insecto parásito que se alimenta del nopal y se cultivó mucho en la época prehispánica, se secaba y molía para obtener el pigmento rojo carmín, para pintar muros, esculturas, vasijas y textiles.

 

Google News Síguenos en dando clic a la estrella


Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.