Connect with us
Ho1a

Portada

Dónde está la pereza de hoy

Publicado

en

Reinventarse

POR LEÓN PABLO BÁRCENAS CLAVEL

DIVULGADOR DE LA CIENCIA

 

         En este artículo, tres autores dialogan entre sí acerca del trabajo en exceso y de las bondades de no hacer nada. Se trata de Paul Lafargue (P.L.), quien escribió El derecho a la pereza en 1883; Andrew J. Smart (A.J.S.), autor del El arte de no hacer nada publicado 2013, y de Yuval Noah Harari (Y.N.H.) con su texto 21 lecciones para el siglo XXI,  que vio la luz recientemente, en 2018.

Los filósofos de la antigüedad enseñaban el desprecio al trabajo, esa degradación del hombre libre; los poetas cantaban a la pereza, ese regalo de los dioses. P.L

 

…el confucionismo despreciaba el trabajo arduo e idealizaba, en cambio, el ocio y la falta de esfuerzo. A.J.S.

 

Jehová, el dios barbado y huraño, dio a sus adoradores el supremo ejemplo de la pereza ideal; después de seis días de trabajo, descansó por toda la eternidad. P.L.

 

Para las personas que carecen de educación formal, los innumerables puestos de trabajo que cada partido asegura poder ofrecer son trabajos tediosos y empobrecedores… A.J.S

 

A medida que la máquina se perfecciona y quita el trabajo al hombre con una rapidez y una precisión constantemente crecientes, el obrero, en vez de prolongar su descanso en la misma proporción, redobla su actividad, como si quisiera rivalizar con la máquina. ¡Qué competencia absurda y mortal! P.L.

 

…un aumento marcado del ocio, el ausentismo, la haraganería y la no laboriosidad, podría ser la manera más eficaz de generar un cambio social y político positivo. A.J.S

 

…los proletarios se han entregado en cuerpo y alma al vicio del trabajo, precipitando así a toda la sociedad en las crisis industriales de sobreproducción… P. L.

 

“proteger a los obreros, no los empleos”. Gobierno de Escandinavia. Y.N.H.

 

Si la clase obrera…se levantara con toda su fuerza…, no para reclamar el Derecho al trabajo (que no es más que el derecho a la miseria), sino para forjar una ley de bronce que prohibiera a todos los hombres trabajar más de tres horas por día, la Tierra, la vieja Tierra, estremecida de alegría, sentiría brincar en ella un nuevo universo…P.L.

 

El trabajo está destruyendo el planeta. A.J.S.

 

Para lograr sacar a esas personas de la pobreza y evitar una catástrofe climática mundial, lo que en realidad necesitamos es encoger nuestras economías. A.J.S

¡Oh, Pereza, apiádate de nuestra larga miseria! ¡Oh, Pereza, madre de las artes y de las nobles virtudes, sé el bálsamo de las angustias humanas! P.L.

 

…los ricos deben darnos a los demás permiso para trabajar menos. A.J.S.

 

Google News Síguenos en dando clic a la estrella


Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.