Connect with us

Vida Social

“Escribir historia, es inhalar el aroma del pasado”: Flor María Chávez/Historiadora

Publicado

en

Por Lina Salinas 

Noticias 

 

“Creo firmemente en las nuevas generaciones, mis estudiantes me dan excelentes ejemplos de superación. Aspiro a contribuir con mi granito de arena a fomentar un pensamiento crítico, analítico y constructivo, con tendencia a construir una realidad mejor, un mundo mejor”, comenta Flor de María Gabriela Chávez Hernández. 

Flor de María Gabriela Chávez Hernández nació el 1º de diciembre de 1971 en Querétaro y recuerda a que jugaba en su niñez, “a ser maestra, como era la mayor de seis hermanos, ellos eran mis alumnos. Me gustaba mucho dibujar, tocar la guitarra, cantar en el coro de la iglesia del Carmen y San Antonio, con mi maestro Crispín, era otro Querétaro, muy tranquilo. Con mis hermanos íbamos a correr a la Alameda o al Cerro de las Campanas. También a las posadas de los templos de San Agustín, Santa Clara, San José y San Francisco, en un día sacábamos cuatro aguinaldos, ¡nos iba muy bien!”. 

Estudió la Licenciatura en Administración, en el Instituto Tecnológico de Bahía de Banderas, Nayarit; la Maestría en Estudios Históricos en la Universidad Autónoma de Querétaro y la Maestría en Educación, en la Escuela Normal Superior de Querétaro, son varios los colores que le gustan, como son el rojo y el azul.  

“El rojo que se obtiene de la grana cochinilla, el palo de Brasil o el palo de Campeche y el azul que proporciona el añil; tintes ancestrales de nuestros antepasados mexicanos”, explica la docente. 

Flor de María Chávez está por cumplir 30 años en espacios educativos, “20 como personal administrativo y el resto en la docencia. Trabajo en algunas instituciones educativas, eso me permite interactuar con estudiantes y aprender con ellos y de ellos. El contacto con estas nuevas generaciones me exige estar actualizada, recordar lo que había olvidado, adquirir nuevos conocimientos. Los alumnos me contagian su juventud, su creatividad, su sabiduría, su alegría por la vida. Por eso me dedico a la docencia, además de ser una forma de vida, entrar al aula me transforma en un mejor ser humano, mejor de lo que soy en el día a día”.  

Recuerda cómo surgió la idea de dedicarse a la docencia “renuncié a un trabajo estable en el 2011 para convertirme en maestra, no sabía cómo le iba a hacer. Todo mundo me decía que estaba loca, que no perdiera mi antigüedad, pero seguí mi voz interna y aquí estoy, no me arrepiento de la decisión que tomé. Ha sido un camino de claroscuros que me ha hecho crecer como persona. En mis años mozos no existía la Licenciatura en Historia, solo la Maestría, así que estudié administración (¡sumamente antagónicas!). Luego estudié la Maestría en Estudios Históricos para cumplir una meta, un sueño que me parecía imposible. Después de un riguroso proceso me aceptaron como becaria CONACyT, ¡No lo podía creer! Fueron dos años increíbles, tuve muy buenos maestros y buenos compañeros. Años después ingresé a la Escuela Normal Superior de Querétaro, a la Maestría en Educación, para complementar mi formación y adquirir nuevas herramientas de enseñanza. Tuve también excelentes maestros, todos expertos en sus campos de conocimiento”. 

Flor de María Chávez habla sobre la primera participación de manera profesional, “los congresos que celebraba la Facultad de Filosofía, ahí comencé con mis primeras investigaciones, amateurs  y recuerdo una presentación en la UNICACH, las preguntas, las críticas, muy bien argumentadas”.  

“Soy una persona común y corriente, me levanto entre seis y siete de la mañana. Tengo pocos amigos, me gusta mucho la soledad y el silencio, disfruto las salidas por carretera, la buena comida y el mezcal”, es como se describe la docente a quien no le gusta cocinar, pero tiene buena sazón.  

“Ahora es fácil, porque mis hijos ya son profesionistas, están solteros y ellos mismos se atienden. No tengo problemas para decidir mis tiempos, soy más libre que cuando eran pequeños. Viajo mucho, en especial en busca de información para mis textos y los fines de semana, por lo general salgo con mi esposo a visitar algún lugar cercano, a veces voy al cine o a desayunar o comer fuera de casa. Me levanto tarde, leo un poco y preparo las clases y materiales de la semana”, es como la docente combina su trabajo con la familia. 

Dentro de las investigaciones que realiza la historiadora, investigo y escribió acerca de un personaje queretano de la segunda mitad del siglo XIX y habla al respecto, “una de las líneas de investigación que me resulta más interesante es la historia de las ciencias médicas. Hay varios personajes queretanos que merecen el lugar que la historia les ha dado, como el Dr. Pedro Escobedo, insigne médico queretano, fundador de la Escuela Nacional de Medicina, pero hay otros que dejaron huella y valiosas aportaciones en el campo de la ciencia y no se les ha reconocido, se han perdido en el tiempo. Tal es el caso de José Ponciano Martín de Jesús Herrera y Fuentes, a quien el Lic. Fernando Díaz Ramírez bautizó como “El padre de la cirugía en Querétaro”, y de quien se sabe poco al respecto. Es por eso que me pareció vital rescatar a un personaje de tal investidura”. 

“Siendo estudiante, , estructuró el Museo de Anatomía Patológica en la Escuela Nacional de Medicina a principios de los años setenta del siglo XIX; fue miembro de la Sociedad Filoiátrica; fue profesor del Hospital Militar de Instrucción. Una vez que obtuvo en título se desempeñó como médico en la Ciudad de México, en Alvarado y en Veracruz; integró varias comisiones científicas en los congresos médicos de la época, pero, sobre todo, su contribución más importante fue el descubrimiento del ligamento humeral espino-glenoideo cuando era estudiante, sin embargo, la historia le ha dado el mérito a uno de sus profesores. Encontré documentos que comprueban que no fue así. Era un genio, fue premiado en varias ocasiones por sus altas calificaciones, se codeó con literatos que a la fecha son recordados por sus aportaciones –y que además también estudiaban para médicos- como Manuel Acuña y Juan de Dios Peza. Era un excelente orador, poseía el arte de cautivar las almas, de convencer con su retórica y elocuencia. En una ocasión lo invitaron a pronunciar un discurso para el pintor Santiago Rebull, representando a la Escuela Nacional de Medicina, ¡lo ovacionaron! La prensa se expresó muy bien de él. Esta habilidad más adelante lo posicionaría como político en su ciudad natal”. 

Flor de María Chávez explica las aportaciones que realizó José Ponciano Martín de Jesús Herrera en Querétaro, “regresando a su tierra natal, recién casado, fue elegido como regidor y estuvo a cargo de la Comisión de Beneficencia, Hospitales y Cárceles. Fue miembro del Consejo Superior de Salubridad, fue presidente de la Sociedad Interdisciplinaria que fomentaba el fraternalismo entre los Estados Unidos y México. Fue maestro en el Liceo de Querétaro. Fue miembro fundador del Partido Católico Nacional aquí en Querétaro. Fue pionero de las peregrinaciones a la Villa de Guadalupe y a Roma. Daba consultas gratuitas en el hospital de San Sebastián, entre otras actividades más, en un tiempo de pandemia como la Influenza Española y enfermedades como el tifo”. 

Indica que el ilustre personaje queretano José Ponciano Martín de Jesús Herrera, “se casó con una hermosa veracruzana, María Tejeda Mirón, hija de un comerciante muy importante de Alvarado, Francisco Tejeda Murcia, fue sobrina del gobernador Manuel Díaz Mirón y prima del poeta Salvador Díaz Mirón. Sus hijos nacieron aquí en Querétaro, algunos de ellos también dejaron huella en el campo de la ciencia, como su hijo Salvador Herrera Tejeda, inventor queretano de la primer mitad del siglo XX; Francisco Herrera Tejeda, afamado médico egresado de la UNAM; lo mismo Luis Herrera Tejeda, médico pediatra en la Ciudad de México; el Dr. Canónigo Rafael Herrera Tejeda, primero en obtener dos doctorados en la Pontificia Universidad Gregoriana e Ignacio Herrera Tejeda, abogado, embajador en Perú, magistrado y gobernador interino de Veracruz”.  

Flor de María Chávez habla sobre la pandemia y como ha afectado en su profesión, “ha sido un momento muy bendecido, no tengo nada negativo qué decir de la pandemia, al contrario, me ha permitido concluir varios trabajos que tenía en el tintero, como el acercamiento a la trayectoria política, personal y profesional del Dr. Herrera, en este año, mis planes son trabajar, disfrutar más la vida, no preocuparme tanto y vivir al máximo”. 

 

Siguenos en Google News

Noticias de Querétaro




Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.