Connect with us
MEDIDAS SANITARIAS EN EL TRANSPORTE PUBLICO VIAJA SEGURO GALLOS

Portada

Observar las elecciones

Publicado

en

Observar las elecciones

POR PAULINA LATAPÍ

Escribió Federico García Lorca (1898-1936): “El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida”. Redacto estas líneas inspirada en la esperanza que surge en medio de un contexto muy difícil a nivel global y en todos los frentes. Como observadora electoral, el domingo 6 de junio del 2021 me “retornó” la esperanza, al menos en el nivel micro. Lo afirmo, no por los resultados electorales, sino por algunos puntos concretos que pude observar, documentar y que me parecen de suma trascendencia.

Contextualizo. Tras el curso impartido por el Instituto Nacional Electoral (INE), que constó de nueve módulos, cada uno con su examen y evaluación final, recibí la acreditación como observadora electoral. Con gafete en mano, vinculada a otras(os) observadoras(es) y con una estrategia para visitar 10 casillas en lugares que reflejasen la diversidad de Querétaro, emprendí una jornada que fue agotadora, pero plena de puntos a compartir. Destaco los más relevantes:

La cultura del cuidado sanitario. En todas las casillas visitadas se instrumentaron medidas que hablan de lo interiorizado en la pandemia. Llama la atención que en las comunidades rurales visitadas, donde vi a personas caminar largos trayectos para acudir a votar, si no llevaban mascarillas, a la entrada de las casillas se les proporcionaban, así como gel antibacterial. Todos los integrantes de las casillas también portaban mascarillas, otros, además, caretas, y desinfectaban los implementos pertinentes.

 La cultura del cuidado de los niños y niñas. Se palpó la centralidad que merecen los niños y niñas que en general se quedaron fuera de las casillas viendo que sus padres y abuelos iban a ejercer su deber y derecho. Como muchas casillas se instalaron en escuelas, observé a las niñas y los niños con grandes ojos observantes…y me pregunté: ¿Qué sentirán y pensarán al ver que en su escuela, quizás extrañada, se realiza esta actividad?

Observar las elecciones

 La cultura organizativa de las y los ciudadanos. En varias de las casillas visitadas por mí y por otros observadores y observadoras electorales, la apertura presentó la dificultad de que no llegaron los funcionarios titulares, aunque habían recibido la capacitación especializada. Ni preguntarse el porqué de su ausencia… Lo que es de resaltar es que entraron a las urgentes tareas, con compromiso, los y las suplentes y, en contadas ocasiones y acorde a la normativa, personas que estaban formadas para votar, quienes, ante la situación y de manera inesperada, donaron su día a la causa electoral. En cada casilla hubo un trabajo de equipo coordinado, ¡enorme capital para cualquier comunidad y, qué decir, para todo un país!

 La cultura de la inclusión. Este aspecto me conmovió intensamente pues constaté cuánto hemos crecido como sociedad. Hubo lineamientos claros para la inclusión, y se aplicaron: inclusión por género, por condición o discapacidad, por edad…

El protagonismo de muchos jóvenes. En varias casillas las y los presidentes fueron “jovencitos” —como les decimos quienes no lo somos tanto—.  Supieron cumplir bien su papel de manera horizontal y haciendo valer la autoridad propia del cargo, especialmente ante incidentes aislados y “normales” ocurridos.

 La valoración del INE como institución. Tanto los funcionarios de casilla como los votantes se comprometieron a hacer lo dispuesto por el INE y lo hicieron con profundo respeto. Esto me habla de que ha cumplido su cometido la educación formal, en cuyos planes y programas de estudio de primaria y secundaria se incluyó, desde hace al menos dos décadas, la relevancia del INE como autoridad electoral, que obtuvo su autonomía en 1996 (el entonces IFE). También lo cumplieron las campañas de difusión del propio organismo. Las personas respetan al INE y trabajan con él.

Estos puntos, en su conjunto, realmente llenan de esperanza y de una esperanza fundada, pues todos y todas quienes bien trabajaron con compromiso ciudadano, podrán velar, exigir y, muy importante, volver a ejercer su ciudadanía en las urnas para seguir trazando el rumbo de la política construyendo procesos democráticos… De modo que quienes hoy fueron contratados con el voto de las y los ciudadanos, han de hacer, a partir de ahora, lo que les corresponde en favor del bien común. Cierro este escrito, desde esa esperanza que me alberga y que enunció el gran educador Paulo Freire (1921-1997): “Sin un mínimo de esperanza no podemos ni siquiera comenzar el embate, pero sin el embate, la esperanza, como necesidad ontológica, se desordena, se tuerce y se convierte en desesperanza”.

paulina.latapi@uaq.mx

Siguenos en Google News

ENTRENATE A DISTANCIA

Comentarios

comments

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Observar las elecciones – MX Político

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.