Connect with us
MEDIDAS SANITARIAS EN EL TRANSPORTE PUBLICO VIAJA SEGURO GALLOS

Portada

Zona Viva, un baldío convertido en huerto urbano

Publicado

en

Zona Viva es un huerto urbano comunitario en la ciudad de Querétaro.

Activistas recuperan un espacio en desuso que hoy es un regenerador de tejido social

Por Ana Cristina Alvarado
Fotos: Enrique Zamudio
Noticias

Zona Viva es un huerto urbano comunitario en la ciudad de Querétaro que surge con el objetivo de crear un espacio para el crecimiento social, ambiental y personal.

El huerto urbano Zona Viva tiene una historia de compromiso social desde su origen. El espacio en el que se encuentra actualmente era un terreno en desuso, en la colonia La Joya, que se había convertido en un foco rojo de inseguridad y que mediante la recuperación del espacio hoy alberga un huerto urbano de la comunidad en el que colaboran de manera voluntaria diferentes personas del municipio de Querétaro.

Javier Chan, director operativo del proyecto, mencionó que al recuperar el espacio iniciaron labores de limpieza del terreno, y a la par, talleres de huertos de traspatio y de conservas dirigidos a los vecinos de la colonia La Joya, lugar donde se ubica el huerto urbano Zona Viva.

“Otro de los detalles del proyecto es que gran parte del terreno tiene relleno de cascajo, y una plancha de cemento, por lo que también tuvimos que adecuar el terreno, vinieron los vecinos y nos ayudaron a limpiar, después ellos empezaron a cultivar y nosotros como solución al terreno implementamos otras alternativas como camas de cultivo”, explicó.

Un espacio de la sociedad civil para la ciudad

La idea central de Zona Viva es fomentar la permacultura, la economía circular, crear sociedades conscientes en temas de soberanía alimenticia, bioconstrucción, captación pluvial y agroecología. Además el huerto busca ser un espacio de la sociedad civil a la ciudad.

Actualmente son ya una sociedad civil que trabaja en comodato con el municipio de Querétaro, y que renuevan este compromiso cada año.

Javier Chan mencionó que otro de los objetivos del huerto es que se convierta en una estrategia de acompañamiento a las personas en un proceso de comunidad, en donde se tenga formación en otros temas de desarrollo personal.  Por lo que también han impartido talleres de filosofía, lectura, yoga y Tai chi.

“Es un tema que te involucra, y de alguna manera empiezas a ser más consciente del consumo que tienes”, apuntó.

Por otra parte, el proyecto Zona Viva trabaja en colaboración con organizaciones no gubernamentales, asociaciones civiles e instituciones educativas. De este trabajo colaborativo ya se concretaron los primeros frutos.

Zona Viva cultiva el desarrollo de jóvenes extranjeros

En colaboración con AIESEC, organización juvenil que contribuye con la sociedad a través del desarrollo de los jóvenes y las oportunidades en el entorno internacional, Zona Viva recibió a los primeros voluntarios extranjeros, quienes aprendieron y trabajaron en el huerto a cultivar hortalizas, verduras y el desarrollo de otras cualidades fuera de su lugar de residencia.

Evelyn Alarcón, veterinaria de Quito, Ecuador, realizó su primer voluntariado internacional en México, porque tenía deseos de conocer la cultura y la gastronomía mexicana.

“Encontré a la organización, me contacté con ellos vía correo electrónico, realicé un entrevista y me aceptaron en Zona Viva”, dijo.

Durante su voluntariado que duró seis semanas y trabajó ocho horas de lunes a viernes, Evelin inició sus labores en Zona Viva regando plantas, posteriormente desarrolló labores de horticultura, siembra, manejo de composta, aprendió a preparar la tierra y a germinar semillas.

Comentó que la actividad que más disfrutó fue el germinado de semillas, actividad que replicará en Ecuador. Evelyn reconoció en Querétaro, a una ciudad segura, ubicada muy cerca de Pueblos Mágicos que quería conocer y a los que pudo ir.

“Soy de clima frio, pero aquí me adapté muy bien, me gusta. También disfrute mucho la comida, a excepción del picante que no como, pero todo lo que probé fue muy rico”, resaltó.

Evelyn señaló que en Zona Viva siempre se sintió como en familia, que desde su llegada la trataron muy bien y que los integrantes del huerto ahora son sus padres adoptivos. Además indicó que se lleva la experiencia de haber conocido un país muy alegre y cálido.

“Zona Viva es un proyecto muy bonito del que aprendí mucho. Yo sembraba en mi casa y no se me daba nada pero todo lo que aprendí aquí seguro me ayudara a poner mi huerto en mi casa, aprendí mucho de sustentabilidad y quiero regresar”, afirmó la joven ecuatoriana de 24 años.

Por otra parte, Paulo Montes llegó de Cali Colombia. Terminó sus estudios como abogado y consideró hacer un voluntariado en el extranjero, por lo que buscó opciones y México le abrió las puertas en Zona Viva.

“Vi el proyecto, me gustó mucho y apliqué de inmediato. Era algo muy esencial para aprender y aplique, todo se dio muy rápido, de un momento a otro ya estaba aceptado y listo para venir a México”, comentó Paulo.

Cuenta que desde su llegada a Querétaro visitó el huerto y se puso a regar, los huertos y las camas. Después realizó el trasplante de algunas plantas que pueden crecer mejor en el suelo.

Algo que ha maravillado a Paulo es  ver que las hojas de las plantas estén sanas, y que han sembrado árboles y se observe que disfrutan el crecimiento. Confesó que en Zona Viva se aprovecha bastante el día, y que se siente muy bien de poder trabajar otros materiales como la madera.

“He aprendido muchas cosas que nunca había hecho. El proceso de germinación es muy bello, veo cómo se trasplantan los árboles y es algo muy bello”.

Para Paulo, Querétaro es una ciudad muy bonita, con un Centro Histórico conservado y con la facilidad de poder ir a otras zonas del país.

El colombiano de 22 años dijo que además de lo aprendido en materia de huerto y sustentabilidad, convivir con mexicanos y una vecina ecuatoriana es una gran experiencia multicultural.

Agradece la oportunidad de poder estrechar lazos de amistad con personas de Latinoamérica, y dijo que observa similitudes en la cultura colombiana y mexicana que lo hacen sentir como en su propia casa.

“Es muy enriquecedor, ese era mí el fin de venir, siempre me había llamado la atención conocer gente de otras partes, es muy chévere, es una experiencia de mucho aprendizaje”.

Celebró que Zona Viva permite que se involucre la comunidad y que le gustaría que se replique el modelo en muchos lugares, porque en estos tiempos se requiere unidad. Asimismo dijo que es un proyecto innovador y que sirve de mucho a la sociedad.

Un equipo de agentes de cambio

Zona Viva se consolida como un espacio comunitario e inclusivo, que busca regenerar el tejido social e impulsar una cultura pacífica y consciente, con un equipo de agentes de cambio que ven en la permacultura y en la construcción de un huerto urbano comunitario, un espacio en donde impartir conocimientos que permitan el buen vivir en el futuro para la humanidad.

Tere herrera, quien comenzó a trabajar en Zona Viva como voluntaria desde el inicio del proyecto, hoy es la encargada de gestionar los cursos, talleres y actividades que se llevan a cabo en el huerto.

Resaltó que esta labor demuestra cómo es posible lograr una transformación positiva en la sociedad a través de la unión de voluntades y del trabajo en comunidad, tomando el entorno como prioridad.

Además dijo que Zona Viva es una solución alternativa a la problemática ambiental en el país, por lo que invitó a la ciudadanía a unirse a la labor, y visitar el huerto, a participar en los talleres, a educarnos y concientizar a la población del reto que enfrentamos como especie ante un inminente colapso del sistema y el ritmo de vida tan acelerado que llevamos.

Finalmente dijo que en Zona Viva se pueden adquirir conocimientos que hagan posible un buen vivir para la humanidad.

Recuperaron un espacio que se encontraba en desuso y lo convirtieron en un huerto urbano.

La idea central de Zona Viva es fomentar la permacultura, la economía circular, crear sociedades consientes en temas de soberanía alimenticia, comentó Javier Chan.

Zona Viva ha recibido a voluntarios extranjeros que colaboran con el proyecto  sustentable.

Evelin es veterinaria y viajo desde Quito Ecuador.

Paulo es colombiano y considera que el modelo de Zona Viva debe replicarse en todo el mundo.

Zona Viva, un baldío convertido en huerto urbano

DCIM100MEDIADJI_0988.JPG
DCIM100MEDIADJI_0990.JPG
4
5
6
7
DCIM100MEDIADJI_0988.JPG DCIM100MEDIADJI_0990.JPG 4 5 6 7

Siguenos en Google News

ENTRENATE A DISTANCIA

Comentarios

comments

Continue Reading
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Zona Viva, un baldío convertido en huerto urbano – MX Político

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.