Connect with us

Portada

Peregrino supera COVID-19 y ofrece altar a la Virgen de Guadalupe

Publicado

en

Don Ignacio Ibarra, un integrante del grupo de ecología y su nieto que también se ha unido a la peregrinación de Querétaro al Tepeyac a pie.

Por Ana Cristina Alvarado
Noticias

Ignacio Ibarra superó el Covid-19 a finales del 2020, motivo por el cual está convencido de mantener los protocolos de sanidad en su entorno familiar y personal, y hoy celebra que su caminar de Querétaro al Tepeyac se pueda manifestar a través de un altar peregrino.

“Tengo muchas cosas que agradecerle a la Virgen y a Dios, gracias a ellos estoy con vida. Mi testimonio de fe es muestra de que las cosas pasan por algo y que sólo Dios sabe cuándo nos vamos o nos quedamos”, confesó.

Cuenta que cuando se contagió sufrió muchas complicaciones pero que siempre encomendó su salud a la Virgen de Guadalupe y a Dios. Por fortuna para don Ignacio y su familia, logró superar la enfermedad, incluso cuenta que cuando empezó la pandemia y les dijeron que no iban a caminar a la Basílica en 2020, tenía la esperanza de que regresarán a caminar pronto.

Para don Ignacio Ibarra, la peregrinación ha sido una muestra de amistad y de fe, pues a los 18 años se unió al caminar del lado de un amigo que ahora vive en Estados Unidos, pero que fue quien lo motivó a ir a la peregrinación y hoy son ya 38 años de emprender el camino a la Basílica de Guadalupe.

“Trabajaba con un compañero, ellos iban con su papá, su tío y su abuelo, eramos muy amigos y él me invitó a la Pere, me gustó mucho, fue muy bonito. Caminé con mi amigo cinco años, pero luego se fue a Estados Unidos y ahí si no lo quise acompañar”.

De esa amistad surgió el gusto de don Ignacio de caminar al Tepeyac y fortalecer su fe, pues reconoce que la peregrinación es una gran experiencia en donde a pesar de que las jornadas son largas y pesabas, el llegar a los pies de la Virgen de Guadalupe siempre es gratificante.

Don Ignacio comenzó a caminar con el grupo de El Colorado, municipio de El Marqués y posterior se unió al decanato de La Cañada, en el grupo de La Piedad, sin embargo también cumple con la función de Jefe del grupo de Ecología, por lo que tiene la responsabilidad de que cuando sale la columna, cada lugar en el que estuvieron o se detuvieron quedé limpio.

“Cuando se va la columna empezamos a juntar todo el pet, la basura, debemos dejar limpio todo. Es muy pesado y a la vez es muy bonito porque trabajamos con los decanatos”, explicó.

El grupo de ecología es el responsable de dejar un camino limpio,  incluso comentó que hay días en los que juntan de 7 a 8 toneladas, y agradece que su responsabilidad sea de ayuda para lograr la peregrinación. Además dijo que ofrece su trabajo a la Virgen y que son cerca de 12 personas, incluidos un grupo de niños.

En las últimas peregrinaciones que se realizaron a pie, don Ignacio Ibarra empezó a llevar a su nieto, quien también hoy participa en los rosarios que realizan en su altar peregrino.

En esta peregrinación virtual, a gradece a la Morenita del Tepeyac que esté con vida, que pueda reunirse con su familia al final de su día para rezar el rosario, y sobre todo que espera que el próximo año pueda ir a dar gracias a la Basílica de Guadalupe.

En el altar de don Ignacio Ibarra, ubicado en La Piedad, municipio de El Marqués se ha colocado la vestimenta que utiliza en los días de caminar peregrino, su sombrero,  pañuelo y un bastón que le dio un hermano de la Sierra Gorda.

 

Siguenos en Google News

Noticias de Querétaro




Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.