Connect with us

Portada

Nombra el Papa Francisco a Rodrigo Guerra como secretario de la Comisión Pontificia para América Latina

Publicado

en

Por Enrique Zamudio

Noticias

El Papa Francisco nombró al investigador queretano Dr. Rodrigo Guerra López, fundador y ex director del Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV), como secretario de la Comisión Pontificia para América Latina, encomienda que desempeñará a partir del próximo mes de octubre.

En entrevista para Noticias, el Doctor en Filosofía “Summa cum Laude” por la Academia Internacional de Filosofía en el Principado de Liechtenstein dijo estar agradecido con el Santo Padre por la confianza que implica este nombramiento dentro de las estructuras del Vaticano.

Rodrigo Guerra López asume este cargo, el cual anteriormente fue ocupado por el profesor uruguayo Guzmán Carriquiry Lecour, quien desde enero del presente año fue nombrado embajador de Uruguay ante la Santa Sede.

Dentro de los diversos dicasterios y secretarías del Vaticano, únicamente la de la Comisión Pontificia para América Latina es ocupada por un laico, en este caso por el Dr. Rodrigo Guerra López.

“Es un gesto de confianza a la iglesia en México y también a la investigación científica que hemos tratado de realizar al servicio de la sociedad y de la Iglesia de América Latina. Espero poder cumplir realmente con las expectativas y no defraudar la confianza sobre todo en estos momentos tan delicados de la de la historia de la vida de la Iglesia”.

Rodrigo Guerra, otrora coordinador de asesores del Gobierno del Estado de Querétaro, compartió que durante todo el tiempo de pandemia ha sostenido diversas conversaciones con el Santo Padre y, una vez que se oficializó este nombramiento, recibió diversas llamadas de Nuncios de distintos países de del mundo, de varios arzobispos, cardenales y compañeros académicos en varias universidades de América Latina y de Italia y de España que quedaron muy sorprendidos por la decisión del Santo Padre.

“Yo creo que hay una cierta expectativa y alegría porque el asunto es que América Latina hoy es, primero que nada, la tierra del Papa Francisco, y dos, la experiencia de renovación especial más profunda que hay en el mundo es el Consejo Episcopal Latinoamericano donde tu servidor, ha trabajado muchos años.

Dijo que muchas cosas que suceden en la Iglesia en Europa, en

Estados Unidos y otras latitudes del mundo están mirando con atención a la experiencia latinoamericana para aprender de ella.

“Creo que hay un expectativa grande y espero que la experiencia que he tenido como laico y como académico al servicio de la Iglesia en México y en América Latina, pues ahora sirva para ayudar a que América Latina sea más visible en Roma para ayudar a que Roma comprenda y de seguimiento más puntual a la realidad latinoamericana.

-¿Cuál es la encomienda que le encarga el Santo Padre?

-De acuerdo a como el Vaticano está hoy definido, es una comisión

encargada de establecer una relación de servicio a todos los obispos de América Latina; de poner en contacto a los organismos internacionales de la Santa Sede con todas las diócesis de América Latina y de estudiar la realidad social y eclesial de América Latina; y también acompañar al Santo Padre en el discernimiento de cómo debe de evolucionar la Iglesia en nuestra región.

Insisto en que es tal y como está definida hoy la Santa Sede, porque en unos días o meses el Papa va a reformar todo el Vaticano, entonces esta estructura que hoy se llama Comisión Pontificia para América Latina muy posiblemente recibirá también una nueva definición y un nuevo paquete de responsabilidades. Al día de hoy

es principalmente entender comprender, servir a la realidad latinoamericana y ayudar a que los obispos cuenten siempre con el acompañamiento de los organismos internacionales tanto

de asistencia social, como Cáritas, como otros en tantas otros temas en materia educación, de salud, etcétera; y ayudar también al Santo Padre a estar atento a las muy complicadas realidades latinoamericanas que, sobre todo en los últimos años, han hecho que toda nuestra región, pues sea compleja y no fácil de definir en una o dos palabras.

-Habla de la realidad latinoamericana, pero también el nombramiento cobra mayor relevancia en el contexto general o global de la Iglesia, porque el gran grueso de los fieles católicos están precisamente en América Latina…

-Esta región tiene más o menos la mitad de la Iglesia Católica en su totalidad. Entonces, aunque somos una de las varias regiones del planeta porcentualmente, ciertamente tenemos pues prácticamente la mitad de la Iglesia Católica en América Latina naturalmente.

-Se advierte un reconocimiento del Santo Padre hacia los laicos. Cada vez se abre más El Vaticano a los laicos y especialmente a los laicos latinoamericanos, ¿no?

-El Papa Francisco en algún momento comentaba que hace algunos años se escuchaba que era la hora de los laicos y el Papa Francisco decía: pero pareciera que el reloj se ha detenido porque nada más quedó nivel verbal y la verdad es que no se reflejó en la renovación de

la Iglesia. Hoy en muchas diócesis, en muchas regiones de México y América Latina, los laicos seguimos siendo vistos como cristianos de  Segunda, en puestos siempre de servicio secundario para obedecer para hacer las cosas que el padre diga. El Papa Francisco es muy contrario a esta imagen de la Iglesia. Él piensa que los laicos somos cristianos a título pleno que tenemos responsabilidad al igual que los sacerdotes por el bien del mundo y de la Iglesia, y que tenemos una contribución específica que aporta al interior de la iglesia a un estudio en estructuras de servicio o de gobierno, o particulares como puede ser esta que es la Comisión Pontificia para América Latina.

-Doctor, usted comentaba que en próximos días o quizás semanas se va a dar una reforma importante en la Iglesia. ¿De qué se trata?

-Desde hace como cuatro años, el Papa Francisco comenzó a trabajar

en una especie de reingeniería total de la Curia Romana, es decir de toda la estructura de gobierno que acompaña el Ministerio del Papa. Es decir, así como en los estados existen distintas áreas, distintas secretarías que se llaman dicasterios, algunas en salud, otra educación, otra de Laicos, Familia y Vida, otra desarrollo humano integral, etcétera.

Entonces toda esa estructura va a ser reformada, renovada, porque con el paso del tiempo como tantas otras estructuras humanas, han adquirido un perfil muchas veces, no de servicio, sino de dificultad. Es

muy difícil acercarse al Papa, no es fácil descubrir realmente cuál es la línea o el acento que el Papa quiere proponer a la Iglesia y muchas veces los obispos se quejaban de problemas de comunicación.

Va a haber una reforma muy profunda, el Papa la define con una metáfora en muy elocuente y es que la pirámide de la Iglesia siempre ha existido, lo importante es invertirla.

Hay que hacer una pirámide invertida en donde la punta de la pirámide no está arriba, sino que está abajo. Debe de ser que quienes están en la jerarquía, en un puesto de responsabilidad, tienen que ser los que sirvan realmente, no de manera retórica, sino que de manera real sirvan a los que toman decisiones en lo local.

Entonces la idea del Papa es colocar a la estructura del Vaticano no tanto como una especie de aduana burocrática, que dificulta el contacto sea entre obispos y papa, sino al contrario suprimir este especie de aduana y ayudar a que realmente la relación y la comunicación entre la Santa Sede y toda la Iglesia no solamente curas y obispos, sino también laicos y tantas iniciativas económicas y políticas que hay, sea más fluida y menos trabajosa para todos.

-Con su trayectoria académica y su perfil, ¿qué sello le va a imprimir a esta Comisión para América Latina?

-Yo espero que esta sea una oportunidad para que la identidad profunda de la Iglesia en México también pueda parecer como una contribución a la Iglesia universal. ¿Qué significa esto? Pues llevar en la mente y en el corazón la esencia del mensaje guadalupano que, además de ser una bella devoción privada, viene con una importante resonancia social y política el mensaje guadalupano. No son solamente unas palabras de ánimo para un indio hace 500 años, sino que son principalmente el origen de nuestra nación como nación mestiza.

Durante la conquista hubo violencias terribles, luego vinieron a enfermedades espantosas. La población colapsó en México en Mesoamérica y particularmente en el Valle de México, hasta que aparece María de Guadalupe que para el pueblo español y el pueblo indígena comienza un proceso de reconciliación que facilita el mestizaje y de ahí brotará pues una nueva identidad cultural que ya no es indígena, que ya no es española, sino que tiene una originalidad peculiar y que es el ser mexicano.

Entonces espero que esta experiencia, primero, no sea meramente rollito, sino verdaderamente método para proceder en el servicio que tenemos que dar, María Guadalupe acoge a los últimos a los marginados, a los más pobres, primero que nada se adapta a su lenguaje y, de esa manera, inicia el proceso de una nueva nación, como es la nación mexicana.

En segundo lugar, tu servidor es académico, yo me dedicado a la filosofía y a las ciencias sociales, y espero que eso también ayude a que no lleguen al Vaticano meramente opiniones, sino razonamientos fundados sobre el acontecer latinoamericano.

-¿Qué llevará de Querétaro a esta Comisión?

-Yo creo que en Querétaro uno aprende muchas cosas. Primero que nada y, si uno recuerda la historia Querétaro, aquí los conflictos no se resuelven violentamente sino que, desde el origen más remoto, de acuerdo a la leyenda fundacional de Querétaro, Santiago no mata moros sino que al contrario ayuda a reconciliar a indígenas y españoles. Yo creo que es una cosa importante que los queretanos creo que, a veces con dificultades, hemos aprendido la dura lección de privilegiar las vías pacíficas y de diálogo para la resolución de conflictos; segundo, como tú sabes, yo trabajé en algún momento en el gobierno, he acompañado a veces a diversos gobiernos, tanto municipales,  estatales aquí en Querétaro y en otras partes, y espero que esa experiencia también como servidor público me permita ahora participar en una estructura, que es el Estado Vaticano, que es también una peculiarísima y muy antigua estructura de gobierno eclesial.

Entonces la experiencia que tuve con coordinador de asesores del gobernador, espero que ahora sirva para poder acompañar al Santo Padre, en tantas cosas que le preocupan sobre el destino de América Latina.

Siguenos en Google News

Noticias de Querétaro




Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.