Connect with us

San Juan

Crónicas intestinas de la postal queretana.

Publicado

en

DALIA LARISA JUAREZ (3)

(Reseña del libro Bitácora queretafóbica, de Rodolfo Campos Paulín)

POR DALIA LARISA JUÁREZ OTERO

ESCRITORA

 

         El cronista oficial suele ser parte de los personajes ilustres del pueblo en particular. Hay cierto aire de nobleza en esa asignación. Los otros cronistas no oficiales, son los de viaje como Marco Polo o los de conquista como Hernán Cortés, son citados como testigos de vida y obra, de los extraños que van conociendo.

         Sin embargo, la Bitácora queretafóbica de Rodolfo Campos Paulín es un poco todas las anteriores y ninguna. No hay una asignación que le haya sido otorgada por autoridad oficial para describir lo que atestigua, no es tampoco un viajero o un conquistador. Antes bien, es un queretano cuya visión es de quien siempre ha habitado en el lugar, conoce como la palma de la mano el barrio de La Cruz, la Universidad Autónoma de Querétaro, las plazas con ese olor penetrado de orín en la cantera, disfruta de la lucha libre y de los tacos al pastor. Es a la vez testigo y personaje del mismo cuadro. La caricatura que se va dibujando en sus crónicas –más que un retrato–, de la ciudad y sus habitantes, viene sin duda de la exploración de lo conocido, con sus manías y excesos.

         Hay que mencionar que el libro fue seleccionado por el Fondo Editorial de Querétaro en la convocatoria del año 2018, y es el primer libro del autor, aunque ya anteriormente había publicado textos en el periódico Tribuna de Querétaro y en el suplemento cultural “Barroco”. Su estilo coquetea con autores locales, no solamente porque los cita en sus páginas como a Salvador Alcocer, Margarita Ladrón de Guevara o el “Diablo” Cervantes, entre otros; sino porque suele cuestionar los mismos tópicos. ¿Qué ciudad es ésta?, o Querétaro y Springfield.

         En lo personal, y a riesgo de alejarme de la objetividad que debiera tener una reseña, me conmovió la exégesis de vida y obra que hace de Salvador Alcocer, que a falta de biografía oficial, es esta, la que más se acerca a una semblanza de autor, con los asegunes del retrato, los vicios del poeta queretano y los aciertos editoriales y burocráticos, paso a paso. A manera de equilibrio, por haber develado los vicios de aquel poeta, también confiesa su miedo de acercarse de joven al viejo maestro, así como el desperdicio de una entrevista que le concediera Salvador, pero irónicamente termina el día en la cantina “Chava Invita”, para aminorar la culpa por haber plantado al otro Chava.

 

         Para Rodolfo Campos Paulín, los personajes que habitan y habitaron esta ciudad, son el pulso que le da la vida, pero rehúye de todo nivel jerárquico. Igual habla de los poetas, que de los políticos o administradores de la burocracia. Y detecta el rasgo queretano de la pleitesía al estatus, como algo que no quiere asumir, aunque él mismo refiere: Al que simula Dios le ayuda, como una de tantas conjeturas en esta queretanidad de apariencias, puestas para los favorecidos por un puesto de poder o para el turista, pero incómodas para la ciudadanía que se ve dejada en segundo lugar. Por lo que siente más empatía por los habitantes como él, como muchos de nosotros que hemos sido desplazados en nuestro propio terruño:

 

Yo vendo tamales, y con perdón, a mi modo de ver, me interesa muchísimo más que mi clientela cautiva, de diario, quede satisfecha con el trato dispensado y el producto que se le proporciona, antes que hacerle la barba excesiva a un visitante que, probablemente, en la vida volveré a tener el gusto de despachar.

 

         Así es como de manera entretenida, la cotidianidad queretana se aleja en su discurso de la historia oficial y muestra la información a través de los ojos y oídos de quien se ha tomado la molestia de armar las diferentes versiones, de la misma forma que expresa sus conjeturas sobre diversos hechos, con un toque de humor siempre, ante las supuestas verdades oficiales que fueron publicadas en su momento. Algunos hechos sórdidos que incluyeron en su momento el escándalo tangencial de algunos personajes queretanos. Valga el mórbido dato para despertar la curiosidad de algunos que quieran saber de qué hablo.

         Esta obra es parte de la colección de libros editados en 2018 por el Fondo Editorial del Estado y se encuentra disponible en la librería La comezón y, por supuesto, en Arteaga #50, donde además puede charlar con el autor mientras se come un tamalito.

Siguenos en Google News

Noticias de Querétaro




Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.