Connect with us

Portada

Despenalización del Aborto, un eslabón más hacia la Apostasía de la Humanidad

Publicado

en

Por Dr. Rodrigo Miguel González Sánchez

Miembro del Comité de Bioética Hospital de Especialidades del Niño y la Mujer

El día 7 de septiembre de 2021, la SCJN declaraba la inconstitucionalidad del artículo 13 apartado A, e invalidez del Artículo 196, en los cuales se regula como delito el aborto; y permite la extensión de los artículos 198 y 199 del  Código Penal de Coahuila; el texto que permanecerá será el siguiente: “Se excusará de pena por aborto”, y “dentro de las doce semanas siguientes a la concepción”;  declaración llamada “Histórica”, con una indicación explícita para publicarse en el Diario Oficial de la Federación, en el Periódico Oficial del estado de Coahuila de Zaragoza, y en el Semanario Judicial de la Federación y su Gaceta. Considerada como jurisprudencia con precedente y solicitando el ministro presidente: que sea notificado el Tribunal Superior de Justicia del Poder Judicial,  la Fiscalía General, los Tribunales Colegiados y Unitarios del Octavo Circuito, el Centro de Justicia Penal Federal y los Juzgados de Distrito, todos del estado de Coahuila. Esta jurisprudencia que emitirá la SCJN—-proceso que tardará unas semanas—-, obligará a todos los jueces penales del país, a no procesar a las mujeres acusadas por practicar un aborto voluntario.

“Lo que el fallo de la Corte no hace, es legalizar el aborto; sólo despenalizarlo”.

Esta resolución “Histórica”, así considerada por las cúpulas de la justicia en nuestro país y reflejo en espejo de lo que sucede en muchos países a nivel mundial, favorece claramente en la balanza de los derechos: a la libertad reproductiva de la mujer, y al derecho de esta, a decidir sobre su cuerpo. Favorece la postura del estado o gobierno, para que: garantice el derecho a la salud de las mujeres, en el marco de la laicidad del estado.

Sin embargo, y ¡permítame objetar!, debemos ser claros y recordar; que en esta balanza (constituida por los derechos de la mujer por un lado y los derechos del niño por el otro), DEBE haber un equilibrio, pues el niño no es un apéndice del cuerpo  de la madre; sino una nueva persona.

El derecho que posee el niño a un ambiente sano para su desarrollo y bienestar, el derecho que tiene a la salud y a la vida, que ya le pertenece (delimitado en el artículo 4to Constitucional), está siendo menoscabado. En un acto justo, se deben ponderar los dos derechos (el de la mujer y el del niño). NO eliminar uno de ellos, si no: observar los dos derechos.

Art 4 Constitucional vigente

“Toda persona tiene derecho a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. El Estado garantizará el respeto a este derecho. El daño y deterioro ambiental generará responsabilidad, para quien lo provoque en términos de lo dispuesto por la ley”.

Lo que más llama la atención, ante esta gran contradicción a la misma esencia de la historia de la humanidad, es que parece no haber un reclamo social opuesto que tenga la fuerza, o al menos la intención de realmente oponerse. La Iglesia Católica convocó a una marcha el pasado 3 de Octubre, según algunas fuentes, con cerca de 1 millón de manifestantes en todo el territorio nacional.  También se han escuchado algunas voces tenues en los diarios y las redes, que seguramente no impactarán en mayor medida a lo ya decidido por la SCJN, para intentar cambiar al menos decididamente, esta realidad.

Pero, ¿Cuál es el trasfondo de una decisión que se ha aplazado miles de años en la historia de la humanidad?, ¿Cuál es el objetivo de privilegiar en la balanza de derechos a la mujer sobre el niño? ¿Es esta una generación más despierta e iluminada que las anteriores?, ¿Es esta una prerrogativa o condicionante del gobierno actual? ¿Es esta una solicitud de las brujas del mar, o de los grupos feministas más radicales? o acaso;  ¿Una apuesta mal entendida para bajar la mortalidad materna, y levantar la bandera de pocas muertes maternas en una entidad o país?, ¿para quedar bien con alguien?, ¿para seguir las modas y poder accesar al primer mundo?, ¿Para lograr préstamos del Fondo Monetario Internacional?, ¿Para justificar la laicidad del estado y garantizar el derecho a la salud de un gobierno?

NO, definitivamente no, ninguna de las anteriores. Una contradicción tan significativa en la misma identidad de la antropología de todos los siglos, tiene otros fines, otras causas. La respuesta se erige en un debilitamiento social, en el individualismo como bandera, en el secularismo (pensamiento libre de órdenes clericales y religiosas), que cada vez se apropia más de nuestra cultura y sociedad. Se basa en un incremento significativo de las familias monoparentales. Se erige en una sociedad que se enoja con el maltrato animal, pero queda impávida ante la muerte dolosa de un niño en el vientre de su mamá. Aquella sociedad que prefiere que la comodidad subyugue a la convicción, y en donde las grandes personalidades son inexistentes, pues se diluyen en una sociedad en su mayoría de la corriente y del aplauso (likes).

Pasaremos a la historia, la historia de los siglos, en que se asumía a la vida como un regalo y la preservación de la misma, se observaba como un derecho, como un don o un legado; a eliminar el fruto de la concepción, para dar paso a “lo que yo quiero” y en muchos casos a la rienda suelta y al libertinaje, para aceptar que sea legislado, lo que solicite una ÍNFIMA minoría de la población. Quedará como precedente para la futura educación de las generaciones, si no realizamos algo al respecto.

Acaso ¿como hombres, no defenderemos a nuestros niños y a nuestra futura sociedad?, ¿las mujeres, permitirán que sea ultrajado el lugar más sagrado de su cuerpo (orgullo de todo un género), donde se gesta la nueva vida de un ser humano?

Seremos semejantes a una generación que dejó atrás la ignorancia para abrazar la sinrazón, la locura… ¿Qué humanidad elimina a sus seres más jóvenes y vulnerables?;  para pasar ¡Del holocausto en Auschwitz, al aborto; como principal causa de muerte a nivel mundial!

Entiendo como médico, que hay numerosas causas que pueden considerar algunas excepciones, la violencia, la pobreza, la ignorancia, la enfermedad de la mamá, las malformaciones congénitas incompatibles con la vida; pero la generalización de esta conducta, todos lo sabemos, refrendará un eslabón más en la cadena: uso de anticonceptivos, uso de la pastilla del día siguiente, uso del misoprostol, despenalización del aborto, aborto legal seguro, sin importar las semanas de gestación….. una cadena de violencia. ¿De qué se trata?, heredamos una sociedad frágil y ¿la heredaremos aún peor? Una sociedad sin hermanos, y los pocos que los tienen, ¿los asesinaremos?

“Las cosas hay que decirlas claramente: la calidad de una civilización se mide por el respeto que le profesa al más débil de sus miembros. No hay otro criterio para juzgarla”            

                                                                                Dr. Jérome Lejeune: Pediatra, Genetista

Este pecado social tendrá definitivamente consecuencias para todos. Hemos dejado de defender lo más valioso, hemos descuidado las perlas, y hemos permitido, que sean echadas a los cerdos; haciendo alusión a la cita bíblica que ofrece el evangelio. Aún es tiempo de disentir, y permitir que la razón prevalezca. Ánimo a todos y ¡en la tierra de la reina!  SÍ  ¡Que Viva Cristo Rey y Santa María de Guadalupe!

* El Dr. Rodrigo Miguel González Sánchez es pediatra Infectólogo, Profesor de Pediatría Universidad Autónoma de Querétaro, Editor del Libro Pediatría de Primer Contacto. Vicepresidente del Colegio Médico de Querétaro.

Siguenos en Google News

Noticias de Querétaro




Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.