Connect with us

San Juan

Atletas olímpicos: Los afromexicanos ¿una veta olvidada?

Publicado

en

LUZ AMELIA ARMAS

POR LUZ AMELIA ARMAS BRIZ

MAESTRA EN HISTORIA

En busca de talentos deportivos en la Costa Chica de Guerrero y Oaxaca, un equipo de médicos y metodólogos cubanos se trasladaron a la zona y comprobaron la existencia de potenciales talentos para pruebas de velocidad. Jovencitos delgados, altos, sumamente ágiles, con los músculos del abdomen y brazos marcados. Les gustan las carreras de velocidad y corren en pistas de tierra, descalzos. Son descendientes del grupo étnico Mandinga, originario de la costa occidental de África, de donde los europeos sustrajeron millones de esclavos para llevarlos a sus colonias americanas. De esas tierras africanas han salido los mejores velocistas del mundo.

Esto sucedió en 1988, cuando la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) lanzó el programa: “Talentos Deportivos” y los habitantes llegaron a pensar que finalmente la región tendría un boom. A decir del periodista José Luis Tapia, con dicho programa se instaló un moderno laboratorio de investigación en el municipio de Pinotepa Nacional para estudiar las características de los jóvenes afromexicanos que ahí viven. El impulsor del programa, el exdirector de Medicina y Ciencias Aplicadas al Deporte de la CONADE, Salvador Garaizar, fue quien lanzó la hipótesis de que dichos jóvenes tienen mucha predisposición para los deportes de velocidad.

En cada uno de los poblados recorridos, las autoridades pedían apoyo para los jóvenes, viendo al deporte como una forma de alejarlos del alcohol y las drogas.

Se comenzó con la construcción de dos centros deportivos e infraestructura para el deporte. Desgraciadamente, el proyecto quedó trunco. Dos sexenios más tarde, se quiso retomar pero no hubo apoyo.

Los centros deportivos, la pista de atletismo, pensadas para que los deportistas afromexicanos de la zona pudieran entrenar, quedaron abandonados y sin terminar. Todo quedó en ilusiones frustradas.

Los afromexicanos siempre han sido ignorados e invisibilizados. No fue sino hasta el conteo de población intercensal del año 2015 que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), que siempre los había contado como indígenas,  incluyó la pregunta: ¿De acuerdo con su cultura, historia y tradiciones, se considera negra o negro, es decir, afromexicano(a) o afrodescendiente? Esto fue posible gracias a la presión de grupos que se reconocen como afromexicanos y que han estado luchando por ser reconocidos en la Constitución Mexicana.

¿Veremos algún día a los pies morenos más veloces de México, correr en las pistas olímpicas o seguirán siendo ignorados por las autoridades deportivas?

Siguenos en Google News

Noticias de Querétaro




Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.