Connect with us

San Juan

Los museos mexicanos Parte III

Publicado

en

GUADALUPE ZARATE2 (1)

POR GUADALUPE ZÁRATE MIGUEL

INVESTIGADORA, CENTRO INAH-QRO

En el año 1923 en una de las primeras publicaciones donde se daba cuenta de los museos establecidos en el país, el autor se lamentaba de que había muy pocos museos en los estados de la República. Además de la Ciudad de México, únicamente los había en: el Estado de México, Michoacán, Oaxaca, Veracruz, Jalisco, Puebla, Querétaro, Guanajuato, Zacatecas, Yucatán, Coahuila y Morelos. El museo queretano reportado en aquel entonces era el dedicado a la Historia Patria.

El Museo Nacional siguió acumulando objetos hasta convertirse casi en una bodega, por lo que el presidente Lázaro Cárdenas determinó que todo lo que no fuera precortesiano fuera trasladado al Castillo de Chapultepec. En 1940 el Castillo fue destinado a Museo Nacional de Historia, inaugurado por Manuel Ávila Camacho el 27 de septiembre de 1944. Se afirmó que el nuevo museo tenía como propósito ser un instrumento de cultura popular y no un mero depósito de objetos antiguos.

El presidente Cárdenas presentó al Congreso una iniciativa de ley para la conservación de monumentos nacionales y el estudio de los grupos indígenas, así como para la creación del Instituto Nacional de Antropología e Historia con personalidad jurídica y patrimonio propios; se preveía que la nueva institución contaría con recursos federales y aportaciones de autoridades estatales y municipales, así como de particulares. La ley se promulgó el 3 de febrero de 1939. El patrimonio del naciente Instituto quedó constituido por “… los edificios, monumentos y colecciones que hasta entonces tenían el Departamento de Monumentos, el Museo Nacional y otros museos…” Entre los museos incluidos estuvo el queretano fundado en 1936, integrado a la nueva institución en calidad de Museo Regional.

A partir de la década de 1950 se impulsó la modernización en los museos mexicanos y se les reordenó, en su concepción influyó el desarrollo industrial y turístico y la profesionalización de artistas y científicos sociales. La puesta al día de los museos mexicanos, particularmente de los denominados nacionales, dio por resultado que nuevamente se les considerara parte integral del sistema educativo. Desde entonces se inició la tendencia a crear museos propios para cada sector.

Las reorganizaciones emprendidas han partido de colecciones que se han ido formando desde la época colonial. A ellas se han integrado diversidad de piezas concebidas como objetos de museo gracias al desarrollo teórico y avance de las ciencias sociales. Nuevas temáticas y procesos sociales se han integrado a los tradicionales de historia política, arqueología y etnografía.

La transformación de los museos públicos no ha sido homogénea en todo el país debido, principalmente, a la centralización de los recursos económicos y profesionales. Por otra parte, la participación cada vez más extendida de los gobiernos estatales en el estudio y difusión de las culturas locales, ha tenido como consecuencia una visión más heterogénea de la historia nacional.

El panorama de la conservación y difusión de nuestro patrimonio cultural se ha enriquecido con la participación de la iniciativa privada en la formación de colecciones y creación de museos.

GUADALUPE ZARATE1 (2)

Siguenos en Google News

Noticias de Querétaro




Comentarios

comments

Continue Reading
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.